El Ministerio de Interior ha elaborado el primer protocolo de actuación para las repatriaciones de inmigrantes ilegales, según recoge El País en su edición de este lunes.

El documento tendría más de 20 páginas en las que se enumeran una gran variedad de medidas en las que se permite el uso de la fuerza contra los inmigrantes que deben ser deportados y opongan resistencia.

Al parecer la finalidad de este protocolo sería evitar casos como el de Osamuyia Aikpitanhi. Los resultados finales de la autopsia practicada al cadáver que falleció el 9 de junio cuando era deportado en un avión a Lagos reveló que murió por asfixia.

El día 20 del pasado mes la juez de instrucción número 1 de Elche (Alicante) imputado un delito de homicidio imprudente a los dos policías que custodiaban al inmigrante nigeriano en el momento de su muerte.

Las medidas

Según el diario "los policías no podrán, por ejemplo, drogarles ni hacer uso de medidas coercitivas que puedan comprometer las funciones vitales del repatriado".

El protocolo dice que si los inmigrantes se ponen violentos en el avión "podrán ser inmovilizados por medios que no pongan en peligro su integridad física". El protocolo especificaría que sólo se podrá usar una fuerza "proporcional" a la resistencia.

Las medidas de las que habla el protocolo son de camisas de fuerza y cascos de autoprotección que evitaran que se autolesionaran.

El País matiza que las camisas de fuerza no está en las dotaciones al uso del Cuerpo Nacional de Policía, lo que supone un problema.