El sobrino de Urdangarin entregaba "sobres" a empleados de Nóos por orden del exduque

  • Jan Gui asegura que desconocía que dichos sobres incluyesen dinero, ya que se limitaba a "hacer de mensajero".
  • Según la secretaria del marido de la infanta Cristina, esta nunca incluyó ningún gasto en las cuentas de Aizoon.
  • Las flores, los libros de Harry Potter y la ropa eran gastos de la empresa "que encargaba Urdangarin".
  • Toda la información sobre el juicio del Caso Nóos.
Imagen de la sala donde se lleva a cabo el juicio por el caso Nóos.
Imagen de la sala donde se lleva a cabo el juicio por el caso Nóos.
EFE

Uno de los sobrinos de Iñaki Urdangarin, Jan Gui, ha confirmado durante la declaración como testigo en el juicio del caso Nóos, que ha arrancado a las 16.05 horas de este martes, que su tío le entregaba "sobres" para dárselos a los trabajadores de la trama Nóos, si bien ha asegurado desconocer que contuvieran dinero dentro puesto que se limitaba a "hacer de mensajero".

El testigo ha negado así que su labor consistiese en pagar a trabajadores que en realidad no prestaban sus servicios para el entramado de empresas urdido por Urdangarin y el exsocio de éste Diego Torres, entre las que se encontraba Aizoon, de la que el exduque es copropietario al 50 por ciento junto a su mujer, la Infanta Cristina.

Gui ha recordado que su tío Iñaki le ofreció ser contratado para Aizoon, en la que se encargaba de buscar información sobre eventos relacionados con el motor y hacer de mensajero. Tal y como ha señalado, acudía a las oficinas de la empresa, situadas en la calle Elisenda de Pinós -en el mismo inmueble donde se ubicaba la vivienda de la Infanta y su marido- y allí cogía los sobres.

La infanta no incluía gastos en Aizoon

También este martes ha declarado ante el tribunal la secretaria de Iñaki Urdangarin, Julita Cuquerella, que ha explicado su responsabilidad ante los gastos del exduque de Palma, considerando si eran personales o se atribuían a la empresa Aizoon, y ha afirmado: "Jamás metí gastos en Aizoon de nada que me diera la infanta Cristina".

En su declaración como testigo ante el tribunal que juzga a la infanta Cristina, Urdangarin y otras 15 personas, la secretaria ha explicado que si bien cuando empezó a trabajar para el exduque de Palma, en abril de 2007, era él quien decidía si los gastos se consideraban personales o de la empresa que compartía al 50 % con la infanta, ella asumió esa tarea en cuestión de tres semanas.

Cuquerella ha afirmado que nunca vio a la infanta Cristina adoptar ninguna decisión relativa a Aizoon.

La empleada ha señalado que ella seguía los criterios que le había indicado Urdangarin para discriminar qué gastos eran personales o correspondientes a Aizoon y ha puesto como ejemplo que unos libros de Harry Potter se contabilizaron en la empresa porque los compró ella para los hijos de un cliente del marido de la infanta.

Ante la pregunta de si incluyó en Aizoon gastos de unas compras de ropa por catálogo de la infanta, la secretaria de Urdangarin ha respondido: "No lo hice, nunca metí gastos. Jamás metí gastos en Aizoon de nada que me diera la infanta Cristina, eso estoy completamente segura".

Respecto a una factura de ropa que se cargo a Aizoon, Cuquerella ha dicho que se hizo así por indicación de Urdangarin.

Cuquerella ha detallado que tenía "poca" relación con la infanta Cristina y únicamente la saludaba si se veían alguna vez que se quedaba a comer en la vivienda de los duques de Palma en Barcelona, donde se encontraban también las oficinas de Aizoon, o si bajaba a la planta baja a tomar un café o fumar un cigarrillo.

"Alguna vez me encargó que le comprase alguna cosilla", ha añadido, y ha especificado que en una ocasión en la que venía de visita la actual reina Máxima de Holanda y que coincidía que iba a ser su cumpleaños, le pidió que le comprara algo, "un pañuelo, un abanico o algo de aquí".

Para esa misma visita, la infanta también le encargó que le hiciera una reserva para ir con los niños a conocer una fábrica de chocolate.

Sobre varios encargos de flores, la secretaria ha indicado que siempre los realizó por indicación de Urdangarin y que eran detalles de cortesía cuando acudían a comer o a cenar con algún cliente de Aizoon, razón por la que se cargaban a la empresa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento