El verano acaba, pero las largas colas para tener el DNI continúan
Cecilia, en la puerta de la comisaría con los cojines y la guía de Lisboa que le acompañó toda la noche.(C.L.)

Cecilia llegó con dos cojines  a las 3 de la madrugada a la comisaría de la Alameda para lograr renovar el DNI. Tuvo suerte, los agentes le permitieron pasar la noche dentro de las instalaciones. «Es la tercera vez que lo intento. Mañana me voy a Lisboa y lo necesito», cuenta a 20 minutos.

Junto con ella,  María Dolores (17 años) y Valentín (18 años) están refugiados en una manta. «Hemos salido de marcha y nos hemos venido directamente a las cinco para guardar la cola», explican. Tienen que tener el documento para hacer selectividad.

A pesar de que las vacaciones están terminando para la mayoría de los sevillanos, los madrugones y las horas de espera en las comisarías de la ciudad se han convertido en algo habitual. «Aunque las administraciones lo achaquen a un periodo puntual, la situación persiste todo el año por un funcionamiento anormal», denuncia Facua.

20 minutos por persona

La Policía Nacional explica que el problema radica además en la expedición del DNI electrónico. Mientras que antes el trámite suponía unos cinco minutos por persona, ahora lleva casi 20. «La ventaja es que el ciudadano se lo lleva al instante y no tiene que regresar otro día», argumenta la Policía.

Ante este nuevo panorama, Facua pide la creación de más puestos de trabajo para poder atender la demanda y anima a los sevillanos afectados a que pongan la reclamación pertinente para dejar constancia de la situación.