El actor ha decidido abandonar el rodaje de Tropic Thunder, en la que participaba también Ben Stiller, para recuperarse de su intento de suicidio. Aún permanece en el hospital.