La ONIF (Oficina Nacional de Investigación del Fraude de la Agencia Tributaria) investigó durante años los movimientos de Borja Thyssen para averiguar si residía más de 183 días en España durante un año natural o no.

La diferencia es notable. De pasar más de 183 días en españa debería tributar en nuestro país, a no ser que acredite su residencia fiscal en otro país, cosa que él alegaba, asegurando residir la mayor parte del año en Suiza o Andorra. Finalmente Hacienda no le ha creído.

Según Fuentes próximas al juzgado de Pozuelo de Alarcón citadas por Europa Press, la abogacía del Estado pide tres años de cárcel por un delito de fraude fiscal sobre la cantidad de 630.000 euros correspondientes al ejercicio de 2007.

Hace meses, el hijo de la baronesa Thyssen mantuvo una polémica con varios fotógrafos a los que pedía enfadado que no le hicieran fotografías. El motivo podría ser que esas fotos probarían su estancia en España, cosa que Hacienda podría utilizar en su contra.

Hacienda investigó para ello y entre otras cosas, durante dos años al personal del hijo de Tita Cervera. Empleados que le acompañaban 24 horas tuvieron que acreditar ante el juez sus desplazamientos y explicar los servicios que le ofrecían y en qué país.