La crisis inmobiliaria hace crecer la demanda de alquileres en Vigo
Los pisos en alquiler son cada vez más numerosos en Vigo (Laura González).
La crisis en el sector inmobiliario se está dejando notar con fuerza este verano en la ciudad olívica. La ralentización en las ventas afecta ya tanto a las viviendas nuevas como a las de segunda mano, que en algunos casos están más de un año a la venta sin encontrar comprador.

Quizá por ello en los últimos meses haya aumentado considerablemente la demanda de alquileres en Vigo. «Hay más peticiones que viviendas. La gente busca alquileres de 300 euros en el centro y eso es imposible», aseguran desde las agencias consultadas por 20 minutos.

Los propietarios no están satisfechos con que las operaciones se alarguen tanto, por lo que fuerzan a los agentes inmobiliarios a tomar medidas para agilizar el proceso que, en la mayoría de los casos, se traducen en una bajada del precio.

Desde las inmobiliarias aseguran que el problema no está en la falta de clientes, sino en la imposibilidad que tienen éstos de hacer frente a las hipotecas. El resultado es que la gente que al final compra, adquiere pisos que distan mucho de la idea de vivienda que tenían inicialmente. «Compran a disgusto algo pequeño, a reformar o directamente alquilan», explica Emma Villar, de la inmobiliaria Don Piso.

Pero el alto precio de los pisos ya no sólo es un problema para los compradores. En los últimos meses, varias inmobiliarias han tenido que cerrar ante la dificultad que encuentran para colocar una vivienda. Mientras tanto, y según el Instituto Nacional de Estadística, el número de pisos vacíos aumenta y ya hay más de 28.300 en la ciudad.

Alquiler seguro

La Bolsa de Aluguer de la Xunta puede ser una buena solución para paliar esta cifra y para aquellos propietarios que quieran sacar rendimiento a sus viviendas pero que son reticentes al alquiler. Este sistema ofrece garantías de pago del 100%, seguro gratuito, ayudas de 6.000 euros para reformas y el compromiso de dejar la vivienda en perfecto estado.

Hasta tres meses de fianza

Desde hace un año casi hace falta pedir un préstamo para poder alquilar un piso en Vigo. Y es que los propietarios han tomado como norma solicitar a sus futuros inquilinos un aval bancario de 12 meses. A este requisito hay que sumarle la fianza, que en algunos casos se eleva hasta los tres meses. Si encima eres obrero o estudiante, lo tienes  más complicado para conseguir una vivienda.

Caen las ventas en la periferia, la gente quiere vivir en pleno centro

Ramón Nieto: el barrio más asequible. A pesar de que las hipotecas están por las nubes debido a la subida del euríbor y de que a causa de la humanización el valor del metro cuadrado se ha incrementado en un 40% en zonas como Hernán Cortés o Travesas, los vigueses quieren vivir en el centro. Tanto es así que vender una vivienda en las afueras « se está convirtiendo en misión imposible», aseguran desde Remax.

Otros expertos consultados consideran que, cada vez más, los más mayores eligen el centro, por seguridad y comodidad, cuando los hijos se van de casa.

El barrio más asequible, aunque no se trate de pleno centro, en estos momentos es Ramón Nieto. Aun así, un piso de tan sólo 65 metros cuadrados útiles, con garaje y trastero, supera los 240.000 euros –40 millones de las antiguas pesetas–-. Esto hace muy difícil que una persona sola «con un sueldo normal» pueda hacer frente a la compra.