Tras mucha incertidumbre sobre la posibilidad de que el oscarizado Oliver Stone llevara al cine al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad –se rumoreaba que el político no quería que lo hiciese o que prefería que lo realizara un iraní–, este último ha aceptado ser el tema de la película. Pero ha aceptado con condiciones: «Le vamos a pedir explicaciones sobre el proyecto y el programa que tiene previsto», aseguró el asesor artístico del líder iraní,Yavad Shamghadri. Stone deberá dar cuentas del tiempo en el que pretende rodar el filme, del resultado que busca conseguir y de lo que quiere demostrar con el mismo. Incluso tendrá que entregar el guión a las autoridades iraníes.