La dieta de los castellanos y leoneses es rica en carnes curadas y pobre en frutas y verduras, lo que aumenta la posibilidad de sufrir cáncer de estómago, según el Atlas de mortalidad por cáncer en España, del Instituto de Salud Carlos III. 

En él se pone de manifiesto que varias de las provincias de la Comunidad cuentan con las tasas más altas de mortalidad por este tipo de enfermedad entre 1989 a 1998, informó Ical.

Otro de los tumores con fuerte incidencia en Castilla y León con respecto a España es el de la cavidad bucal (incluye los de labio, lengua, glándulas salivares o cavidad bucal) y tumores malignos de faringe (orofaringe, nasofaringe y laringofaringe). Ambos tienen mayor incidencia entre los hombres.

Entre los 21 tipos de tumores estudiados, el colorrectal figura entre los de mayor prevalencia, sobre todo en León y Palencia.