550 militares. El Reino Unido espera entregar este otoño a Irak el control de la provincia de Basora, anunció ayer el Ministerio de Defensa tras comenzar el repliegue de soldados británicos que continuaban destacados en la capital provincial. Alrededor de 550 militares empezaron a retirarse anoche de su última base en el interior de la ciudad de Basora, situada en un palacio cuyo control se espera transferir a las autoridades iraquíes «en los próximos días».