Trece chicas de varias nacionalidades, todas estudiantes de Erasmus vinculadas a la Universidad de Barcelona, han muerto en un accidente de autobús en la AP-7 en Freginals (Tarragona), un suceso que Gobierno y Generalitat achacan inicialmente a un "error humano". La Generalitat rebajó a 13 la cifra de muertos tras haber confirmado en un primer momento 14 fallecidos.

El accidente, ocurrido minutos antes de las 6.00 de la mañana y que al parecer se produjo cuando el conductor del autobús dio un "volantazo", atravesó la mediana de la AP-7 y volcó, colisionando con otro vehículo, lo que provocó un balance de 13 muertos y 34 heridos, 9 de ellos graves —de uno de ellos se teme por su vida— mientras que otras 16 personas han salido ilesas.

En el autocar viajaban 61 personas (incluido el conductor, que resultó ileso), en su mayoría estudiantes Erasmus de diversas nacionalidades que volvían de ver las Fallas de Valencia. El autobús pertenecía a un grupo de cinco vehículos de la empresa Autocares Alejandro, de Mollet del Vallès (Barcelona), que regresaban a Barcelona después de la cremà, y ocupaba el último lugar de la fila, por lo que los otros cuatro prosiguieron su viaje y se enteraron del accidente al llegar a su lugar de destino.

Según los últimos datos, en el autocar había estudiantes extranjeros de Hungría, Alemania, Suecia, Noruega, Suiza, República Checa, Reino Unido, Italia, Perú, Bulgaria, Polonia, Irlanda, Japón, Ucrania, Holanda, Bélgica, Francia, Palestina, Turquía, Grecia, Nueva Zelanda y Finlandia, aunque las nacionalidades de estos dos últimos países están por confirmar.

El conductor, por su parte, ha sido llevada a la comisaría de los Mossos d'Esquadra en Tortosa y ha dado negativo en el control de drogas y alcohol. Está citado a declarar ante la jueza este lunes a las 10.00 h en el Juzgado de Instrucción 3 de Amposta.

El alcalde de Freginals, Josep Roncero, ha asegurado que el lugar del siniestro es "un punto negro de accidentes", aunque el conseller de Interior ha señalado que es más probable que la causa del suceso se deba más a "factores humanos" que a un hipotético mal estado de la AP-7 en el punto del siniestro.

Reconstrucción del accidente

Según Jané, "todo hace pensar" que el autocar se fue aproximando a la derecha de la autopista en sentido norte y llegó a topar con las protecciones del margen derecho, por lo que el conductor pudo haber dado un volantazo hacia la izquierda.

Dicho volantazo pudo acabar con el autocar en la otra parte de la autopista, llegando a ocupar la calzada en sentido sur. Entonces, un coche que bajaba  hacia Valencia colisionó con el autocar —los dos ocupantes del coche están heridos—, pero Jané ha dicho que nada hace pensar que un vehículo diferente al autocar tenga que ver con la causa del accidente.

La circulación en la AP-7 ha quedado completamente cortada en sentido sur tras el accidente, y se han realizado desvíos por la N-340 a Aldea (Tarragona) y hay un carril abierto a la circulación en sentido norte, y Abertis ha activado el plan de emergencias (Pau) en fase de emergencia 2.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.