Ruido y pérdidas en Passeig Maragall
Grupo electrógeno ya inactivo, obras en la subestación eléctrica y peluquería de caballeros Faiz en el Passeig Maragall (Hugo Fernández).

La subestación eléctrica del Passeig de Maragall, que se incendió en el apagón del 23 de julio , no estará a punto hasta febrero.

Mucho ruido, olor a gasóleo, temblores en el suelo y algunos cortes de luz breves y esporádicos. Éstas son las molestias que todavía siguen padeciendo vecinos y comerciantes tras 40 días y noches de obras en el Passeig Maragall.

Los vecinos soportan como pueden ruidos, olor a gasóleo, temblores y cortes de luz esporádicos
En la peluquería de caballeros Faiz, cada corte sigue costando seis euros pero los clientes se han reducido un tercio. Lo asegura Yaseen Habib, mientras asea una de sus cabezas más fieles.

A sólo tres metros, los obreros trabajan a contra reloj para cerrar las zanjas de la acera que dificultan el paso a los peatones. "Hacemos unas tres horas extras diarias, no plegamos hasta las 19 o 20 horas", confiesa un oficial.

De hecho, estas zanjas, que deberían haber desaparecido el pasado viernes, "no estarán tapadas hasta mediados de esta semana", afirma el encargado de obras con pesar.

Aunque la entrada en funcionamiento de un segundo transformador está permitiendo la retirada de 69 grupos electrógenos que seguían inactivos en las calles por si se repetía el apagón, las obras en la subestación de Maragall durarán al menos hasta febrero.

Otros seis meses de pesadilla para los vecinos del portal 73, que siguen sufriendo ruidos, temblores y el olor a gasóleo que les impide abrir las ventanas. Y otros seis meses de posibles pérdidas: "Calculo que este agosto facturamos un 26% menos que el año pasado", se lamenta Miguel Balaguer, encargado de Fotoprix.