Parece que el consumidor siempre tiene las de perder. Si pensaba usted que el cobro por minuto en los aparcamientos públicos le iba a ahorrar unos cuantos euros a final de mes ya puede quitarse esa idea de la cabeza: le va a salir más caro.

Y es que muchos parkings han aprovechado la entrada en vigor de la Ley de Mejora de la Protección de Consumidores para subir las tarifas. En el aparcamiento de Triunfo, por ejemplo, la hora salía hasta ahora a 1,40 euros, pero con el cobro fraccionado por minutos pagará 1,90 euros. El de Puerta Real es el que tiene el minuto más caro (0,05 euros), aunque mantiene la cuota de 1,5 euros la hora de antes de la norma.

También los hay que exigen un pago mínimo, algo prohibido. Es el caso de los aparcamientos de Neptuno  y San Agustín, que nada más levantar la barrera le están cobrando 0,30 y 0,50 euros, respectivamente. 

Con este panorama, seguro que muchos han pensado en comprarse una plaza de garaje y dejar de usar la calculadora en el parking. Lo malo es que cuestan de media 22.100 euros, el octavo precio más caro del territorio nacional.