Un bebé de 11 meses ingresó el sábado cadáver en el Hospital Sant Joan de Reus, donde llegó con una ambulancia. Los médicos comprobaron que había sufrido múltiples contusiones en el cuerpo, por lo que activaron el protocolo de malos tratos y abrieron una investigación forense. Poco después, la Policía Nacional detenía a un joven de 18 años, pareja sentimental de la madre del recién nacido, y que se econtraba a cargo de la criatura en el domicilio familiar, en Reus.