El dispositivo especial de tráfico que ayer se estableció con motivo de la llegada de la segunda etapa de la Vuelta Ciclista a España obligó a los compostelanos a tener que ir a pie en sus desplazamientos por el centro de la ciudad. El corte de la circulación en el tramo de 11 kilómetros establecido por las calles de Santiago –que se prolongó durante toda la jornada de ayer y que estuvo vigilado por 120 agentes de la Policía Local– vació la ciudad de coches y ocasionó algunos atascos en las zonas periféricas, sobre todo en las habilitadas como desvíos provisionales.