Sarah Jessica Parker
Sarah Jessica Parker, en el escaparate de una tienda, con su colección de zapatos. GTRES

La actriz Sarah Jessica Parker ha decidido adoptar una estrategia de venta de su marca de zapatos buscando la cercanía con los clientes y este martes pasó tres horas vendiendo (y firmando y haciéndose fotos) su propia marca de calzado en la conocida tienda de ropa Bloomingdale's, de Nueva York.

La protagonista de Sexo en Nueva York no dudó en defender el precio de sus zapatos, disponibles por no menos de 300 euros: "el precio no está exento de controversia", dijo la actriz a Page Six, a la vez que aseguró que le "encantaría ser capaz de hacer un zapato como este por un precio mucho menor, pero no se puede hacer una zapatos hechos a mano en Italia más baratos".

A la vez, aseguró que no puede "pedir a un cliente que gaste sus dólares, duramente ganados, en algo que va a estropearse en dos semanas. Tengo que hacer los zapatos que quiero llevar ", aseveró.

Para Sarah Jessica Parker la a mejor manera de hacer que un negocio crezca es satisfacer al cliente y estar cerca de ellos, "es la única manera de aprender sobre lo que funciona y lo que no".

La actriz no quiso renunciar a sus orígenes ni negar el motivo de su fama, la saga de películas de Sexo en Nueva York, pero también dejó claro que ella "mueve el culo" y trabaja duro.