Blanco, reunido en Pamplona
El secretario de Organización del PSOE, José Blanco (i) y el responsable de Política Municipal, Álvaro Cuesta a su llegada al Comité Regional del PSN. EFE / Jesús Diges

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, justificó hoy el rechazo al acuerdo de los socialistas navarros con NaBai e IU afirmando que hubiera dado lugar a un "Gobierno incierto, frágil y quizás efímero", y abogó por introducir "dosis de normalidad y serenidad política" en Navarra.

En este sentido se pronunció Blanco ante el Comité Regional del PSN que se celebra hoy en Pamplona a puerta cerrada y con la presencia de sectores críticos con la decisión de la Ejecutiva Federal de rechazar ese acuerdo y favorecer, con la abstención de los parlamentarios del PSN, la investidura del regionalista Miguel Sanz como presidente del Gobierno de Navarra.

En un discurso, en el que asumió la crítica, resaltó "la talla política, el compromiso con Navarra y la lealtad al Partido Socialista" del secretario general del PSN, Carlos Chivite, y del candidato a la presidencia Fernando Puras, quien dimitió tras conocer la decisión de Ferraz.

Deber político

Según la información facilitada por el PSOE, Blanco aseguró que es "un deber político y una satisfacción personal" participar en este Comité y se mostró convencido de haber elegido "el camino más acertado, teniendo en cuenta las circunstancias".

Se mostró convencido de haber elegido "el camino más acertado, teniendo en cuenta las circunstancias"
Afirmó que el Gobierno de cambio que necesita Navarra debe generar
"confianza y serenidad", contar con un "proyecto claro", ser "estable" y no vivir condicionado por situaciones políticas ajenas.

Y en estos momentos no están "en condiciones de garantizar a los navarros un Gobierno que cumpla todos esos requisitos", según Blanco, quien dijo que no pueden permitirse formar parte de "un Gobierno con incertidumbres en cuanto a sus políticas".

"No basta con ponerse de acuerdo en un programa y repartirse las Consejerías", añadió Blanco, quien subrayó que es preciso que en una coalición de gobierno el Partido Socialista "sea elemento dominante", circunstancia que no se da en este momento en el que el PSN es la tercera fuerza en Navarra, por detrás de NaBai.

Además opinó que formar ahora Gobierno con NaBai e IU "haría que la política navarra estuviera excesivamente condicionada a los avatares de la política vasca", lo que puede generar "más crispación y más confusión dentro y fuera de Navarra".

Tras precisar que no comparten ni alimentarán "la demagogia antivasquista que han utilizado el PP y UPN", indicó que Navarra y el País Vasco "están destinados a cooperar en beneficio mutuo, pero la política navarra no puede estar al socaire de lo que ocurra o deje de ocurrir en la casa del vecino".