Entre los cuatro detenidos esta madrugada en Francia se encuentran dos históricos de ETA buscados desde hace años: Luis Ignacio Iruretagoyena, experto en explosivos y Ander Múgica, cuyas huellas se encontraron en la furgoneta de Ayamonte.

Iruretagoyena es uno de los antiguos miembros de ETA, se le considera experto en explosivos y ha estado en sudamérica.Fue detenido y procesado en 1980 por su participación en actividades orgánicas en beneficio de ETA, y vinculado a la organización terrorista en sus diferentes etapas históricas, desempeñando entre otras labores las relacionadas con el cobro del "impuesto revolucionario".

Iruretagoyena fue amnistiado en julio de 1980 de un delito de posesión de explosivos, que ocultó en un caserio deshabitado denominado "Venaundi", en las proxímidades de Tolosa (Guipúzcoa).

Iruretagoyena fue amnistiado en julio de 1980 de un delito de posesión de explosivos
En sudamérica

Tras la amnistía se trasladó a Nicaragua, junto con un grupo de etarras y trabajó para los servicios secretos sandinistas. La policía sospecha que durante su estancia en ese país sufrió un accidente con explosivos que le provocó la mutilación de varios dedos. Más tarde viajó a Cuba, Senegal y Ghana.

Posteriormente se traslado a Francia donde fue detenido el 5 de junio de 1992, junto con Miguel Gil Cervera, por su presunta relación con una fabrica de explosivos de ETA en París e ingresó en prisión cuatro días después. Su entrega a España se produjo el 8 de junio de 1996 a la Guardia Civil en la frontera con La Junquera.

El Juez Miguel Moreiras decretó su ingreso en prisión hasta que llegó la sentencia del país vecino y se comprobó formalmente que había cumplido su condena por asociación de malhechores.

Las fuerzas de seguridad creen que en los últimos años se trasladó a Francia con el objetivo de entrenar a presuntos terroristas en el manejo de explosivos, actividad en la que se le considera un experto.

Mújica en Ayamonte

Múgica Andonegi, de 24 años, fue identificado por el taxista como la persona que, al detectar de un control policial en la N-340, a la altura de Torreblanca, salió precipitadamente del taxi en el que viajaba en dirección a Tarragona y sin llevarse su equipaje, una bolsa con material explosivo.

Posteriormente, las Fuerzas de Seguridad identificaron una huella de Múgica entre las recogidas del coche con más de cien kilos de explosivo que fue abandonado por ETA el pasado 21 de junio en la localidad onubense de Ayamonte al detectar la presencia de un control de la Guardia Civil y de la Guardia Nacional Republicana portuguesa.

Múgica Andonegi, natural de San Sebastián, fue detenido el 5 de enero de 2002 junto a otros seis jóvenes acusados de formar parte del grupo de entre 25 y 30 encapuchados que pretendía atacar varias entidades bancarias y la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Irún.

Cuatro días después, el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo le dejó en libertad bajo fianza de 15.000 euros.