La familia Franco sigue negando a la Xunta la entrada al Pazo de Meirás

  • La Xunta, que quiere declararlo Bien de Interés Cultural, recurrirá a la vía judicial para inspeccionar la propiedad, sita en Sada (A Coruña).
  • Defiende que el inmueble forma parte "del patrimonio" de Galicia.
  • El Pazo fue un regalo del pueblo de Sada al general Franco.
Fachada principal del Pazo de Meirás, una de las propiedades de la familia Franco.
Fachada principal del Pazo de Meirás, una de las propiedades de la familia Franco.
EFE
La Consellería de Cultura de la Xunta de Galicia abrirá a la familia de Francisco Franco un expediente sancionador, que podría suponer el pago de una multa de hasta 60.000 euros, por no autorizar el acceso de técnicos de la Dirección Xeral de Patrimonio al Pazo de Meirás, en Sada (A Coruña), quienes pretendían determinar su estado.

Además, avanzó que
recurrirá a la vía judicial para realizar una inspección a la que "tiene derecho porque la construcción figura en el Inventario del Patrimonio Cultural de Galicia".

Ayer jueves estaba previsto un nuevo intento de visita del pazo, aunque el abogado de la familia Franco lo impidió. Sin embargo, la consellería defiende que este inmueble
forma parte "del patrimonio" de Galicia, por lo que abogan por su declaración como
Bien de Interés Cultural (BIC). Hace diez días comunicó por burofax el derecho a una inspección técnica para conocer su estado.

Ante la negativa de la familia Franco de permitir la inspección, la Consellería de Cultura se plantea la apertura de un expediente sancionador por
"obstacularizar" el trabajo de los técnicos.
La polémica

El Pazo de Meirás, rodeado por
diez hectáreas de jardines, es el centro de una polémica porque el Ayuntamiento de Sada y la Xunta promueven su declaración como BIC (Bien de Interés Cultural), una figura jurídica que
obligaría a la familia a abrir el pazo al público para permitir
visitas gratuitas al menos cuatro días cada mes.

La declaración BIC obligaría además a adoptar
medidas de conservación y protección del pazo y sus jardines. Asimismo, otorga a la Xunta una posición preferente, con derecho de tanteo y retracto, en caso de que la propiedad sea puesta a la venta.

El pazo de Meirás fue en su día
propiedad de la escritora Emilia Pardo Bazán, pero en
1939 un grupo de ciudadanos promovió su compra a sus herederos y obtuvo más terrenos contiguos para ofrecérselo como regalo del pueblo al general Franco que, a partir de entonces, hizo de Meirás su
residencia para el verano.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento