Rueda de prensa con el teniente de alcalde de Drets de Ciutadania, Participació i Transparència, Jaume Asens, la regidora de Participació i Districtes, Gala Pin y la Comissionada de Cultura, Berta Sureda, Cristina Polo y Daniel Granaders.
Rueda de prensa con el teniente de alcalde de Drets de Ciutadania, Participació i Transparència, Jaume Asens, la regidora de Participació i Districtes, Gala Pin y la Comissionada de Cultura, Berta Sureda, Cristina Polo y Daniel Granaders. Anna Rocasalvas

El Ajuntament de Barcelona ha presentado este lunes la modificación de la normativa por la que todos los locales con licencia de bar, restaurante o cafetería puedan ofrecer música en directo (conciertos de música amplificada) a partir de finales del presente mes de marzo. El cambio legislativo hará posible que organizar dichas actividades culturales deje de ser ilegal y se plasmará a partir de una circular del Institut de Cultura de Barcelonaque sustituye a la vigente, de 2011, y que será facilitada a los responsables de licencias del consistorio y a los efectivos de la Guàrdia Urbana.

Estos establecimientos no podían desarrollar legalmente dicha actividad musical en vivo, afectando a la actividad de salas consolidadas de Barcelona como la Heliogàbal de Gràcia o Robadors 23, debido a “una normativa excesivamente rígida que ha puesto en peligro el sector”, explicaba esta mañana de lunes en rueda de prensa el tinent d’alcalde de Drets de Ciutadania, Participació, Jaume Asens.

Los espacios con licencia de bares, restaurantes y cafeterías deberán garantizar aspectos como el de la seguridad y civismo

El objetivo del cambio legislativo anunciado es "dar prioridad a la cultura musical de base y fomentar la música en directo sin poner en riesgo el descanso de los vecinos", en palabras de los responsables municipales.

Medidas de seguridad y de aislamiento acústico

Los espacios con licencia de bares, restaurantes y cafeterías deberán garantizar aspectos como el de la seguridad y civismo, teniendo en cuenta las zonas de especial saturación de concurrencia de la ciudad, como Ciutat Vella y Gràcia, en las que los conciertos deberán acabar a las 23 horas.

Y deberán asegurar el aislamiento acústico correspondiente, en función de si el local es o no colindante a una vivienda. De ser próximo a un dormitorio sólo será permitido un nivel máximo de 25 decibelios a partir de las 11 de la noche y de 30 antes de dicha hora.

En caso de que no haya vecinos colindantes, se permitirán hasta un máximo de 45 decibelios antes de las 11 de la noche y de 40 después de esa hora.

De ser próximo a un dormitorio sólo será permitido un nivel máximo de 25 decibelios a partir de las 11 de la noche y de 30 antes de dicha hora

El Ajuntament prevé una subvención de 400.000 euros para sufragar el 50% del coste del estudio del impacto acústico de los locales y, en caso de ser necesario, realizar obras de insonorización. Esta partida se ha multiplicado por cuatro respecto a la de 2015, año en que la financiación fue de 75.000 euros, y sólo disponible para los locales con licencia específica de “bar musical”, “sala de conciertos” o “sala de baile/discoteca”.

La nueva normativa, que podría entrar en vigor antes del verano, también prevé un seguimiento del funcionamiento, promoviendo mesas de mediación entre las distintas partes implicadas como el Ajuntament, la Guàrdia Urbana, los diferentes distritos, representantes del sector musical y vecinos, entre otros.

Desde el Institut de Cultura también se está trabajando, en paralelo a la normativa, en la creación de una nueva categoría, denominada "Espai de música viva”, una especie de sello de calidad para dar prestigio a aquellos locales que cumplen con la normativa y ayudan a potenciar la música en vivo de la ciudad.

La sala Heliogàbal ha valorado este lunes la nueva normativa anunciada por el consistorio mediante un envío de un comunicado. "Tras años de indefinición, parece que Barcelona apuesta claramente por la cultura musical de base. Heliogàbal siente que es una noticia muy buena para diversos espacios de la ciudad que nos movemos en este ámbito (de la música en vivo de pequeño y medio formato). Desde ahora mismo nos ponemos a trabajar para adaptarnos a la nueva normativa y poder volver a programar conciertos cuanto antes".

 

 

 

 

Consulta aquí más noticias de Barcelona.