Al menos 37 personas murieron y decenas han resultado heridas en el atentado con bomba perpetrado este domingo contra un autobús en Ankara, la capital de Turquía, según el ministro de Salud turco. Se trata del tercer gran atentado que sufre la capital turca desde el pasado mes de octubre.

La agencia de noticias oficial turca Anatolia ha informado de "un gran número" de heridos debido a la explosión, ocurrida en el barrio de Kizilay. La deflagración, ocurrida a las 17.35 horas, se debió a un coche bomba, confirmó en un comunicado la oficina de gobernación de Ankara, lo que incluye la posibilidad de un explosivo a control remoto o un suicida dentro del vehículo.Numerosas ambulancias y bomberos han acudido a la zona y se ha evacuado el lugar por temor a una segunda explosión, según Anatolia.

La detonación destruyó el vehículo y provocó el incendio de 5 a 6 coches. También sufrieron daños algunos edificios en la zona, que fue acordonada por la policía.

Prohibido mostrar imágenes

El Consejo Audiovisual turco vetó la emisión de imágenes del lugar del atentado, alegando que estaba prohibido "mostrar cuerpos sin vida" Un total de 23 de las víctimas fallecieron en el mismo lugar de los hechos, mientras que cuatro sucumbieron a sus heridas en el camino al hospital, precisó la gobernación de Ankara.

Según la emisora CNNTürk, todos los heridos han sido llevados a una decena de clínicas mientras que los cuerpos sin vida siguen en el lugar de la explosión.

Mientras, el Consejo Audiovisual de Turquía vetó la emisión de imágenes del lugar del atentado, alegando que estaba prohibido "mostrar cuerpos sin vida".

El partido pro-kurdo HDP, acusado por el ejecutivo islamista que preside Recep Tayip Erdogan de ser cercano a la guerrilla kurda PKK, condenó en un comunicado este "abominable ataque" en la forma "más vehemente posible". "Queremos subrayar que estos dolores que sufre nuestro pueblo no van a alejarnos de nuestros sentimientos fraternales (entre kurdos y turcos)", agregó la nota del HDP, el tercer partido del Parlamento.

Tres grandes atentados desde octubre

Tras producirse el suceso, en las redes sociales comenzaron a circular imágenes y vídeos en los que se puede ver una densa columna de humo y numerosos coches de policía en el lugar del atentado.

Hasta 30 personas murieron en un atentado suicida perpetrado el pasado 17 de febrero también en Ankara. En esa ocasión el atentado fue reivindicado por un grupo armado kurdo, los Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK). El Estado Islámico mató a otras 103 personas en un atentado contra la Estación de Ferrocarril de Ankara perpetrado el 10 de octubre. La Justicia turca acusó entonces a elementos yihadistas locales relacionados con Estado Islámico de haber perpetrado ese ataque, aunque nadie lo reivindicó.