Pedofilia. Se llama así la atracción sexual que algunos adultos sienten hacia los niños menores de 10 años. Uno de los más notables avances de nuestra cultura es la sanción social y penal que se hace a los adultos que sienten atraídos por niños, en esta definición no solo se incluye el acceso directo a los niños como el consumo de pornografía infantil. Pero está sanción es muy reciente, con la Biblia en la mano está permitido el matrimonio, con las subsiguientes relaciones sexuales desde la edad de 3 años y una día en el caso de las mujeres y 12 años en el caso de los hombres. Una de la más grandes lacras de nuestra sociedad es el turismo sexual que se canaliza a las zonas más deprimidas de la tierra, India, Indochina, Filipinas, el Caribe y en las que se prostituyen mimas y niños menores de cinco años.

Picaduras de abejas. Las picaduras de abejas se han puesto de moda para prologar el orgasmo, incrementar las sensaciones del pene y aumentar su circunferencia. Las picaduras de abejas se han usado desde la antigüedad como remedio casero contra la artritis con muy buenos resultados, pero en 1968 empezaron a usarse como remedio a la falta de grosor del pene y se descubrieron de este modo los beneficios para hacer el orgasmo más largo. En la actualidad está técnica está en desuso.

Pigofilia. Viene de pigos (nalgas) y filia (amor a) y define un tipo de parafilia en la que la excitación sexual y el orgasmo sólo se alcanzar a través de magrear, lamer, o besar los glúteos o nalgas. Algunas personas consiguen su orgasmo frotando sus nalgas contra la pared, p.e. Los griegos adoraban a la diosa Venus bajo la advocación Callipigia o de “las hermosas nalgas”.

Podofilia. Es el tener de fetiche a los pies. Se refiere a los que sólo consiguen su excitación sexual y su orgasmo lamiendo, chupando, sobando o magreando los pies de su compañero/a. Algunos hombres disfrutan mucho metiendo el pene en le arco del pie y simulando un coito de este modo. Otras personas se masturban frotándose un pie contra el otro y otros disfrutan metiendo el dedo gordo del pie en el orificio vaginal de su pareja. Las prostitutas japonesas ofrecen un servicio que consiste en la succión del dedo gordo del pie del cliente hasta conseguir el orgasmo. A este gusto a veces se asocia el fetiche del zapato.

Prostitución. Se llama prostitución al mercado en el que se ofrece sexo a cambio de dinero. La palabra hebrea para prostituta era 'k`desha' que significa sagrada porque en su origen la prostitución era una conducta sagrada que se ofrecía en los templos. Como la sangre femenina era tabú y contaminaba todo lo que tocaba ningún hombre quería tener relaciones sexuales con una mujer con el himen intacto por lo cual las mujeres aptas para el matrimonio debían hacerse desvirgar antes de casarse, algunas lo hacían por medio de instrumentos fálicos llamados olisbos, y otras se ofrecían en los templos a los extranjeros a cambio de una cantidad de dinero que añadían a su dote. En algunas religiones como en la antigua India y en Grecia, las mujeres, antes de casarse debían servir en los templos durante un año, si se quedaban embarazadas, los niños concebidos en el templo se consideraban hijos del dios correspondiente. De ese modo Dafne, Leda, Europa etc. concibieron a su hijos. En el sistema patriarcal posterior, en el que el himen intacto cobró un gran valor, las religiones administraban los burdeles para (como decían lo romanos) que los hombres solteros no violaran a las mujeres casadas y destruyeran las familias.