Narciso
Un Narcissus serotinus visitado por hormigas. JAVIER FUERTES

Un equipo del Real Jardín Botánico, CSIC formado por Isabel Marques, actualmente en estancia postdoctoral en la Universidad de Zaragoza, Javier Fuertes y Gonzalo Nieto Feliner, y en colaboración con Andreas Jürgens de la Universidad de KwaZulu, en Suráfrica, sometieron a prueba dos híbridos distintos de Narcissus que se encuentran en la naturaleza y que previamente habían caracterizado morfológica y genéticamente (N x alentejanus y N.x perezlarae) y que tienen uno de sus progenitores en común.

Un 90% de las especies tienen un antepasado híbridoEn las Angiospermas (plantas con flores) al menos un 90% de las especies tienen un antepasado híbrido, es decir, el polen no solo fecunda a las de su propia especie.

Aquellas que se encuentran aisladas reproductivamente es gracias a los polinizadores, que aseguran que el polen llegue a la flor de la especie adecuada.

Se había propuesto en algún estudio parcial que los híbridos formados podían reclutar nuevos polinizadores que no visitaran a los progenitores y, de esta forma, conducir a su supervivencia como especie híbrida independiente.

Este estudio, recién publicado en la revista New Phytologist, ha descubierto, según explica el investigador Javier Fuertes, "que los dos progenitores de los híbridos son polinizados mayoritariamente por mariposas y varios grupos de himenópteros, respectivamente, mientras que, sorprendentemente, los híbridos son prácticamente polinizados por hormigas".

Mediante experimentos en invernaderos en condiciones controladas con hormigas de poblaciones naturales "se comprobó que las visitas de las hormigas a los híbridos eran mucho más frecuentes que las realizadas a los progenitores. Además se demostró que las hormigas pueden ejercer el papel legítimo de polinizadores de los híbridos siendo capaces de transportar, fecundar y producir semillas viables en éstos", señala el investigador Gonzalo Nieto Feliner.

Un trienio de trabajos y análisis

Los investigadores analizaron a lo largo de tres años los visitantes y polinizadores, así como la composición química del aroma de las flores, encontrando en los híbridos nuevos compuestos no producidos por los progenitores así como un aumento en la producción de néctar.

Las hormigas pueden ejercer el papel legítimo de polinizadores de los híbridos"Mediante experimentos controlados encontramos que entre los compuestos químicos que faltaban en los híbridos hay algunos que en otras especies son capaces de repeler a las hormigas. Esto sugiere que los cambios en el aroma floral emitido por los híbridos no generan una mayor atracción hacia las hormigas, sino que se neutralizan los mecanismos de repulsión que están extendidos en una gran cantidad de plantas con flores para evitar visitantes indeseados", indica la investigadora Isabel Marques.

El trabajo demuestra, por primera vez, en dos casos de híbridos independientes de plantas con flores encontrados en la naturaleza, que el reclutamiento de nuevos polinizadores contribuye decisivamente al aislamiento reproductivo entre híbridos y sus progenitores, permitiendo la propagación de los híbridos como linajes autónomos que eventualmente pueden convertirse en nuevas especies.