La Policía Nacional de Santiago detuvo a diez personas como presuntos autores de un delito contra la salud pública, por posesión de 3.000 dosis de cocaína y 300 de heroína.

De los diez detenidos, cinco son hombres y cinco mujeres, y seis de ellos pertenecen a la misma familia. Sólo tres de los arrestados no tenían antecedentes, y casi todos son naturales de Santiago, a excepción M.N.R.S., de 39 años y natural de Cádiz, J.D.S., natural de Brasil y J.F.P. de 20 años y natural de Ames.

El clan familiar se dedicaba a la distribución de heroína, cocaína y hachís
Estas detenciones se realizaron en el marco de la operación 'Xesta', y son fruto de una investigación que los funcionarios de la Comisaría de Santiago llevan a cabo desde principios de año sobre el tráfico de estupefacientes en Compostela y su área de influencia.

Este clan familiar, dedicado a la distribución de heroína, cocaína y hachís, tiene su domicilio original en el barrio santiagués conocido como 'Banco do Pobre', donde se iniciaron las investigaciones, por ser un "punto negro de trasiego de toxicómanos". En la actualidad, residían en un casa de alquiler en el Ayuntamiento de Teo, en la que la policía ha practicado un registro y dos de las detenciones, una vez derribada la puerta por orden judicial.

La policía se ha incautado de más de 3.000 dosis de cocaína, cuyo valor al menudeo supera los 5.000 euros, más de 300 dosis de heroína con un valor superior a 2.000 euros, dos vehículos, un ciclomotor, 15 teléfonos móviles, balanzas de precisión, material informático y 11.360 euros en efectivo.