'Ultimátum a la Tierra'
Un fotograma del filme original (izda.) y el actor Keanu Reeves (dcha.). ARCHIVO

Keanu Reeves será un extraterrestre con forma humana en el remake que se está preparando de Ultimátum a la Tierra (The day the Earth stood still), según informa Variety.

La original, dirigida en 1951 por Robert Wise, está considerada como una de las mejores películas de ciencia-ficción de todos los tiempos.

En ella, un mensajero del espacio, Klaatu, llega en platillo volante hasta nuestro planeta acompañado de un robot, llamado Gort. Su aterrizaje se produce en medio de Central Park, en Washington, y es el portavoz de una raza alienígena muy poderosa que ha sido enviado para requerir a los terrícolas que dejen las armas.

"Klaatu barada nikto"

La capacidad de destrucción masiva ha alcanzado tanto nivel que se ha convertido también en una amenaza para el equilibrio del universo. Si no deponen sus actitudes bélicas, el robot que le acompaña iniciará la destrucción de toda la Tierra.

Ultimátum a la Tierra se basó libremente en un relato de Harry Bates, y es fruto de las tensiones de la Guerra Fría, y la carrera por el progreso atómico, erigiéndose en una parábola pacifista.

Y una de las frases del film, la de "Klaatu barada nikto" (que conlleva una orden muy precisa para el robot Gort), es de sobras conocida entre los aficionados al género.

La 20Th Century Fox, productora de aquel clásico, desea ahora realizar una nueva versión, en la que Keanu Reeves encarnaría a Klaatu.

Mira el trailer de 1951 de The day the Earth stood still:

Estreno para mayo próximo

De las tareas de dirección tras las cámaras se encargaría Scott Derrickson, que obtuvo un éxito sorpresa hace un par de años con El exorcismo de Emily Rose. El guionista David Scarpa (La última fortaleza) está preparando el libreto.

La intención es que empiece a rodarse a principios del año próximo, e incluso ya tiene una fecha de estreno fijada en EE UU: el 9 de mayo del 2008, según recoge IMDB.

Actualmente, Keanu Reeves ha rodado The night watchman, en la que interpreta a un policía de Los Ángeles que acaba de perder recientemente a su mujer, y además será acusado injustamente de un asesinato. En este film, Reeves se medirá nada menos que con Forest Whitaker, reciente ganador del Oscar por El último rey de Escocia.