Socavón provocado por la explosión de una autocaravana en Castellón (EFE)
La explosión de la autocaravana provocó un socavón de una decena de metros (EFE) EFE

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, afirmó que los investigadores creen que ETA quería cometer un atentado este pasado fin de semana con la furgoneta habilitada como caravana, cargada con unos 80 kilos de explosivos, que explosionaron en Les Coves de Vinromá (Castellón).

Interior confirma que ETA está tras la explosión de una furgoneta en una localidad de Castellón

En una comparecencia ante los medios de comunicación en el Ministerio del Interior, Camacho dijo que ésta es la hipótesis que manejan las Fuerzas de Seguridad "dada la mecánica de los hechos", ya que ETA no podía mantener por mucho tiempo el secuestro de la familia propietaria del vehículo sin que saltaran las alarmas.

El secretario de Estado de Seguridad reveló también que la caravana fue detectada por la Guardia Civil "gracias a la alerta ciudadana" y que el vehículo en el que permanecieron retenidos sus dueños, una furgoneta Renault Scenic, ha aparecido quemada en Francia.

El Ministerio del Interior ha confirmado que ETA está tras la explosión de una furgoneta el pasado domingo en una localidad de Castellón. El vehículo, una Mercedes Vito habilitada como autocaravana, había sido robada el viernes en el sur de Francia a un matrimonio procedente de Orio (Guipúzcoa) que viajaba con su su hijo de cuatro años.

Repetir el atentado de la T-4

Según Interior, los terroristas pretendían repetir el 'modus operandi' del atentado de la T-4 , por lo que pretendían mantener retenida a la pareja hasta cometer un atentado y evitar así que denunciasen el robo.

Lo hizo ETA con un temporizador, al darse cuenta de que había sido detectada por la Guardia Civil, según fuentes de la Benemérita. éstas apuntan a que podría tratarse de un comando itinerante de la banda terrorista, que habría llegado a castellón o por Jaca o por Perpingnan.

Retenidos por cinco presuntos terroristas

La familia propietaria del vehículo fue retenida en la región francesa de Las Landas por cinco personas que se identificaron como miembros de la banda terrorista. El matrimonio se había desplazado al sur del país vecino de vacaciones con su furgoneta. Tenían previsto pasar cerca de un mes en Francia, por lo que nadie les echaría en falta. Este lunes han sido liberados a 142 kilómetros de allí, en la localidad de Ousse, próxima a Pau, informaron fuentes de la lucha antiterrorista.

Agentes de la Guardia Civil sospecharon de la furgoneta al detectarla el pasado sábado en el municipio de Les Coves, localidad a 45 kilómetros de Castellón. Los guardias comprobaron que no su robo no estaba denunciado, pero tras la explosión, alrededor de las 19.00 hora, se inició una investigación.

Se desconoce el objetivo exacto que tenían los terroristas. El pasado viernes, un coche-bomba de ETA cargado con una cantidad similar de explosivos causó enormes daños materiales en el cuartel de la Guardia Civil de Durango (Vizcaya). Era el primer atentado desde la ruptura de la tregua anunciada el 5 de junio.