Bruselas se impacienta y apremia al Gobierno en funciones a actuar ya contra el déficit excesivo

  • Exige ajustes "adicionales" en una recomendación enviada al Gobierno español y especialmente en las administraciones locales y autonómicas.
  • Bruselas pide  "actualizar" el presupuesto de 2016 o al menos detallar ya las medidas en el "plan de reformas" que España debe enviar en abril.
  • El objetivo de déficit para España en 2016 es del 2,8%, pero las previsiones del Ejecutivo comunitario elevan ocho décimas ese cálculo.
  • La CE dice que España muestra "desequilibrios" económicos por su alto paro, su excesivo déficit y su elevada deuda tanto privada como pública.
  • DOCUMENTO: Lee la recomendación de la Comisión para España [PDF]
De izq a dcha, Montoro, Sáenz de Santamaría y De Guindos, en una imagen de archivo.
De izq a dcha, Montoro, Sáenz de Santamaría y De Guindos, en una imagen de archivo.
GTRES

A la Comisión Europea no le vale que el Ejecutivo esté en funciones, ni el enroque de los partidos para investir al nuevo presidente. Quiere que se tomen "medidas para garantizar una corrección oportuna y duradera del déficit excesivo" en las cuentas públicas españolas. Y quiere que se tomen ya, sin esperar a que se articule el nuevo Gobierno.

El Ejecutivo comunitario ha pedido este miércoles a España en una "recomendación autónoma" —un procedimiento habitual para los países que se encuentran en un programa de déficit excesivo, como el nuestro— que se actúe cuanto antes porque existe un "riesgo de incumplimiento del plazo para la corrección del déficit". Y sobre todo, "a nivel de las administraciones locales y autonómicas".

El Tratado de Funcionamiento de la UE establece un valor de referencia del 3% del déficit para los países de la Unión. En el caso de España, se negoció en 2013 un Plan de Estabilidad que contemplaba bajar al 2,8% en 2016. Pero nada indica que vaya a cumplirse. España cerró 2015 con un exceso de déficit de tres décimas (seis, según la CE) sobre el objetivo para el año pasado (4,2%) y la Comisión calcula un agujero del 3,6% en las finanzas públicas españolas para finales de 2016. Es decir, otros 0,8 puntos por encima de lo previsto.

Bruselas recuerda ahora que ya avisó en su informe de otoño de que los presupuestos para 2016 —cuya elaboración se adelantó al verano por el calendario electoral— "no incluían medidas bien detalladas y actualizadas de las administraciones autonómicas".

Según Bruselas, los riesgos presupuestarios consisten principalmente en las" incertidumbres acerca del control del gasto, en particular a nivel autonómico" que han llevado a un "considerable" crecimiento del mismo en el segundo semestre de 2015. En aquel período España se preparaba para las elecciones generales del 20 de diciembre. Y pide mano dura contra las autonomías incumplidoras porque "Hacienda no ha aplicado las medidas preventivas (ni las correctivas) establecidas en la Ley de Estabilidad para "controlar las desviaciones" en las autonomías incumplidoras.

"El déficit de las autonomías en noviembre de 2015 fue del 1,3%, superior al objetivo del 0,7% para todo el año pasado", dice este miércoles la Comisión, que reprocha al Gobierno que "solo uno de los 13 planes de ajuste" de las comunidades incumplidoras en 2014 fueran aprobados oficialmente por el Consejo de Política Fiscal y Financiera competentes, "impidiendo su seguimiento por parte del Ministerio de Hacienda".

No es el único palo que Bruselas da al Gobierno. También recuerda que ya avisó en el informe de otoño del "riesgo de incumplimiento del Plan de Estabilidad" tras conocer medidas como "la reforma del IRPF" —que adelantó la rebaja del impuesto prevista para este año— y los "mayores gastos que contrarrestaron  los ingresos extraordinarios procedentes de otros impuestos".

Pide ajustes adicionales en el programa de reformas de abril

Por eso Bruselas pide ahora en la carta enviada al Gobierno que realice "ajustes adicionales", que podrían requerir un aumento de los ingresos (más impuestos) o una rebaja del gasto (más recortes). El Ejecutivo en funciones es perezoso en tomar medidas porque cree que el presupuesto que elaboró en verano aún es válido si, como prevé el ministro de economía Luis De Guindos, "España sigue creciendo por encima del 3%". Algo que descartan casi todos los organismos, desde la propia Bruselas, hasta el FMI, Funcas o el BBVA.

Pero el optimismo económico puede no ser el único motivo para aplazar medidas que pide Bruselas. Con posibles comicios en el horizonte, el Gobierno del PP teme que puedan dañarse sus opciones en las urnas. Pero la Comisión lleva esperando a España 80 días desde el 20-D y no quiere esperar más, porque si hay elecciones en junio (y el voto vuelve a dispersarse) España podría estar sin Gobierno hasta después del verano.

La CE exige conocer ya los ajustes. Y para ello pide una "actualización" del presupuesto de 2016 o al menos detallar las medidas en el "plan de reformas" que España debe enviar en abril a Bruselas.Puesto en cifras, los ajustes que debería realizar España podrían rondar los 10.000 millones de euros.

"La Comisión puede recomendar la aplicación plena de las medidas previstas en las recomendaciones y/o adoptar otras medidas", amenaza el informe, que sugiere además la posibilidad de adoptar "cualesquiera medidas" para garantizar el cumplimiento de los objetivos que España, ahora, incumple.

El presidente Rajoy (como el resto de los partidos con posibilidad de Gobierno) confía en que la UE actúe "con flexibilidad e inteligencia" y permita aplazar un año el plazo para cumplir con el límite del 3% de déficit. De hecho, aunque España no ha cumplido los límites fijados con Bruselas en sus cuatro años de legislatura, sí se ha reducido el déficit en cinco puntos (del 9,5% al 4,5%) durante el mandato presidencial del líder del PP.

Los "desequilibrios" de España

A cambio, Bruselas pedirá los citados ajustes. "Esperamos un programa de reformas amplio", dijo el martes el vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, tras la reunión de los ministros de Economía del Eurogrupo a principios de esta semana. El informe resultante de esa reunión consideró que España sigue siendo "vulnerable" a los shocks que procedan de la economía global.

El Ejecutivo Comunitario asignó a España dentro del subgrupo de países con "desequilibrios" en su economía, junto a Alemania, Holanda, Finlandia, Irlanda, Suecia y Eslovenia. Y no sólo se citó su elevado déficit, sino también los altos niveles de deuda pública (cercanos al 100% del PIB), el elevado endeudamiento privado, una tasa de desempleo que se mantiene por encima del 20% y el exceso de trabajadores cubiertos por convenios sectoriales.

España sale de este modo del grupo de "países con desequilibrios excesivos" —que sí acoge a dos grandes economías europeas como Francia e Italia— por motivos que Bruselas resume en una tasa de crecimiento superior al 3%, la reforma exitosa del sistema financiero, la mejora en la balanza por cuenta corriente (empujada por el alza de las exportaciones y la caída del precio del petróleo) y en los indicadores de competitividad.

  • Países sin desequilibrios: Reino Unido, Austria, Bélgica, Estonia, Hungría y Rumanía.
  • Países con desequilibrios: Irlanda, Eslovenia, España, Finlandia, Alemania, Holanda y Suecia.
  • Países con excesivos desequilibrios: Croacia, Francia, Portugal, Bulgaria y Italia.
  • Sin información o sin exámen en profundidad: Grecia, Chipre, República Checa, Dinamarca, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Eslovaquia, Malta y Polonia.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento