Luis Tejeiro dice que "Diego e Iñaki eran los jefes" y niega la supervisión de la Casa del Rey

  • "Se hacían facturas entre ellos para sacar dinero a sus sociedades, para quedárselo", declara uno de los hermanos que asesoraban a Nóos.
  • Luis Tejeiro, testigo, asegura que Torres y Urdangarin se repartían el dinero al 50%.
  • Confirma la existencia de empleados ficticios en Nóos —"Yo era uno de ellos"— y niega el asesoramiento fiscal: "Ellos ya funcionaban así".
  • Primer día de los testigos: Matas, señalado por su exjefa de gabinete.
Luis Tejeiro declara en el juicio.
Luis Tejeiro declara en el juicio.
AUDIENCIA DE PALMA

Uno de los hermanos Tejeiro, Luis, ha señalado este miércoles en el juicio a Diego Torres e Iñaki Urdangarin como las personas que dirigían Nóos y Aizoon y "se repartían el dinero al 50%", aunque ha especificado que era Torres quien controlaba "al céntimo" y de forma obsesiva las cuentas del grupo, así como la contratación de empleados supuestamente ficticios —"Yo era uno" de ellos—, que ha confirmado.

Así lo ha dicho el exasesor de Nóos en su declaración como testigo por vídeoconferencia, previa a la de su hermano Miguel. "Diego e Iñaki eran los jefes, eran los que decidían si se contrataba a alguien o no", ha insistido. Y ha negado categóricamente que existiera una supervisión de la Casa del Rey, diciendo incluso que no ha sabido de la existencia de Carlos García Revenga hasta el proceso. A la infanta, ha apostillado, "no la conozco".

Ha asegurado también que todas las declaraciones de IRPF las llevaba Miguel Tejeiro, salvo la de la infanta Cristina. Urdangarin y Torres declararon que,  para estos temas, Miguel Tejeiro se reunía cada mes de junio con el funcionario y asesor fiscal de la casa real Federico Rubio. El exduque declaró, de hecho, que esta persona supervisó su declaración durante doce años.

Según Luis Tejeiro, Torres se hacía su propio documento "excel" para controlar las contabilidades. Ha confirmado que todos los datos y facturas del grupo se los remitían a la gestoría sus hermanos Ana y Marco Antonio, que hacían "de correa de transmisión", y que Torres lo revisaba también. Ha desvinculado al exduque de la red internacional de empresas pantalla.

"Todas las empresas funcionaban como si fueran propiedad de Diego e Iñaki, se trataban todas de la misma manera, todas se dedicaban a lo mismo", ha declarado, "a la consultoría". Ha dicho, asimismo, que el exduque de Palma sabía "perfectamente" cómo funcionaba la ingeniería fiscal en el grupo y que se aplicaba lo que ha llamado la "amortización libre".

Ha contado que en Aizoon había "muchos empleados ficticios" y que él conocía este hecho, ya que firmaba los contratos. Es más, Tejeiro ha dicho en varias ocasiones que las nóminas no las cobraban los trabajadores, sino que se cobraban cheques y el dinero se lo quedaba el exduque.

Respecto a los gastos cargados a la empresa, supuestamente de carácter personal, ha dicho que los realizaba Urdangarin, que era quien decidía hacerlo así.

Tejeiro ha relatado que Torres y Urdangarin "se hacían facturas entre ellos para sacar dinero a sus sociedades, para quedárselo". Ha negado que él y sus hermanos asesoraran a Torres y Urdangarin en la creación de las sociedades, "ellos ya tenían sociedades", ha dicho, "cada uno de ellos venía aprendido", ha explicado aludiendo a Namasté 97, la empresa con la que exduque facturaba sus servicios profesionales "antes" de conocerles.

Sobre su hermano Marco Tejeiro, ha dicho que "hasta 2008" no tenía ningún conocimiento de contabilidad y que, por tanto, "nunca" hizo hasta esa fecha un apunte contable en alguna de las sociedades de Nóos. No tenía, ha dicho, autonomía ni ninguna capacidad de decisión, su función era "básicamente administrativa".

Molinero: "Había dos jefes y los que trabajábamos"

Por la tarde, Juan Pablo Molinero, encargado del proyecto de la oficina del equipo ciclista Illes Balears, ha desmentido a Torres y Urdangarin y ha dicho que en Nóos no se movía "un papel" sin que ellos lo supieran. "En Nóos había dos jefes y luego estábamos los que trabajábamos. Nos denominábamos los indios, que estábamos en la pradera", ha abundado el testigo.

El exempleado de Nóos Consultoría ha declarado que esa empresa y el Instituto Nóos, la asociación sin ánimo de lucro que contrató con instituciones públicas, eran "lo mismo" y así lo entendían los trabajadores del entramado empresarial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento