La niña de diez años, cuyos padres perdieron la vida el sábado de la semana pasada en un accidente en Génave (Jaén), continúa "estable dentro de la gravedad", según informaron fuentes de la Delegación de Salud en la provincia, que añadieron que "poco a poco se le está retirando la ventilación asistida".

La menor, que está ingresada en el hospital Materno Infantil de la capital, sufre "politraumatismos", entre los que hay varias fracturas de costillas que, en un principio, hicieron temer a los profesionales médicos que pudieran "afectar a los pulmones".

No obstante, después de ser intervenida quirúrgicamente, lograron estabilizarla, aunque su estado sigue siendo grave, por lo que permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) Pediátrica del hospital jiennense.  

Permanece ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) Pediátrica del hospital jiennense

La madre de la niña fue la primera víctima mortal del accidente que falleció prácticamente en el acto, mientras que su marido entró en parada cardiaca cuando era trasladado en helicóptero al hospital Neurotraumatológico de Jaén.

Las mismas fuentes precisaron que, pese a los intentos de reanimación, los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida debido a los fuertes traumatismos que sufría en distintos partes de su cuerpo. El accidente tuvo lugar alrededor de las 08.30 horas del sábado en la carretera N-323, en concreto en el kilómetro 238, cuando, por causas que aún se desconocen, el turismo, un Citroen Z4, se salió de la vía y volcó provocando la muerte del matrimonio, vecinos del barrio barcelonés de Hospitalet.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron efectivos del Cuerpo de Bomberos que tuvieron que realizar labores de descarcelación para rescatar al matrimonio. Además, también se desplazaron miembros de la Policía Local, Guardia Civil de Tráfico y facultativos del servicio de emergencias del 061.

 

CONSULTA AQUÍ TODA LA INFORMACIÓN DE JAÉN