Love of Lesbian: "Si tuviéramos respuestas crearíamos una religión o un partido político"

  • "A veces eternizas diez segundos de rabia en una canción que cantarás toda la vida", dice Santi Balmes, voz de la banda que acaba de publicar 'El poeta Halley'.
  • El 7 de mayo lo presentarán en Sevilla (Antique Teatro) dentro del ciclo Vodafone Yu Music Shows.
  • "Es escandaloso el momento que vivimos: hemos dejado de ser ciudadanos para ser consumidores alienados".
La banda Love of Lesbian durante una entrevista para 20minutos.
La banda Love of Lesbian durante una entrevista para 20minutos.
JORGE PARÍS
La banda catalana Love of Lesbian presenta su octavo albúm de estudio, El Poeta Halley. El líder de la banda, Santi Belmes, y el resto del grupo cuenta a 20minutos los secretos de este nuevo trabajo.

Trece canciones que desafían la ridícula superstición acerca del número maldito o el de la mala suerte. Trece y las más largas que Love of Lesbian han hecho jamás (hasta nueve minutos dura la más extensa).

Letra que pesa mucho más que en cualquiera de sus trabajos anteriores, y que tiene mucho de salirse de la zona más segura de la cuerda.

Habrá quien no entienda el giro de los catalanes que hace ya unos cuantos años conquistaron un lugar de honor en la escena musical española, pero también, y ya lo dicen ellos, seguramente los que menos comprendan el cambio sean los que prefieran la prisa, la inmediatez, la huida de lo que puede quedarse. El poeta Halley (Warner) tiene justo la vocación contraria: resistir, atravesar el filtro menos compasivo, el del tiempo.

En la última entrevista me dijeron que si fueran periodistas se preguntarían: ¿Cómo curan sus pecados?

Santi Balmes: Todos los demonios los acabas poniendo en su lugar en el siguiente disco. Cada disco es un álbum vital de nuestro pasado más reciente. Nuestra manera de contar los años se basa en los discos, y es así, con perdón de los hijos.

¿Así que la música es su psicólogo?

Santi: Si sirve la música para algo es para lograr esos momentos curativos y poner las cosas en su lugar y aunque a veces eternizas un momento puntual, a veces eternizas diez segundos de rabia en una canción que cantarás toda la vida.

Diez segundos de rabia que pueden acompañar a mucha gente...

Jordi Roig: Es que las letras son más encriptadas en este disco, y al no ser tan claro el concepto llega a más gente. El fan puede verse más reflejado y nosotros curamos pecados. Somos 'autopsicólogos': nos automedicamos.

¿Se lo han dicho?

Jordi: Sí, mucho. Nos dicen: nos ha acompañado ese o tal disco en un momento muy complicado de nuestra vida. Hay letras que impactan más a la gente a veces que a nosotros. Y entre nosotros incluso alguno no entiende la letra del todo. Es más fácil que lo hagan suyo si dejas puertas abiertas.

Y más poético...

Jordi: Creo que Santi es la vez que más ha defendido llevar letras largas y no se ha permitido repetir el estribillo. Los males pasajeros, por ejemplo, que es de 7 minutos, empezamos con 6 folios de letras.

Juan Ramón Planell: Es un disco más meditado. A mí no me llegaba Los males pasajeros. Al cabo de un mes hubo un momento místico y llamé a Santi y le dije: es el tema. No tiene que tener prisa el oyente, irá descubriendo sensaciones.

Santi: Yo a veces sé hasta dónde va a llegar el tema. Y también que a veces no llevo las letras acabadas hasta el último momento y no saben bien de qué van a ir hasta el final. Eso justifica su duda de: ¿seguro que este tema va a entrar? Yo le agradezco a la banda ese acto de fe conmigo de: tú verás lo que haces, nosotros te seguimos.

Jordi: Es un acto de fe, desde que aceptamos que teníamos que ensayar arrodillados y desnudos.

Santi: Pero no es raro (risas), todo líder pide cosas así.

"Quiero volver al azul, que alguien me salve, a veces me despierto y soy yo...": va a haber muchos que se identifiquen con esa letra...

Santi: Duele ser uno: a veces quieres dejar de ser tú y dejar de oír ese ruido. Esas vacaciones de ti mismo sería guay poder hacerlas. A veces generas más preguntas que respuestas... Si tuviéramos respuestas crearíamos una religión o un partido político.

¿Cómo se llamaría?

Santi: Lesbianismo radical. En un ámbito creativo el ángel y demonio debaten, si eres de una sola pieza y eres honesto pues presidente de gobierno pero no te dedicas a crear.

¿Empieza a cansar tanta ambición? Lo cantan ustedes...

Santi: Nunca me acuerdo esa ley que hay que aprobar para que las multinacionales tengan más poder que los gobiernos... Son unas siglas que prefiero olvidar. Es escandaloso: hemos dejado de ser ciudadanos para ser consumidores alienados. Y eso es por la ambición de algunos con renta per cápita más alta que algunos países. Siempre hay esa ansia devorativa y te alejas del día a día político para no enfermar.

¿Qué cuentos hacen al cobarde correr?

Santi:Ciertas moralejas. El deseo de escuchar palabras que te hagan tirar. Nosotros intentando aportar un poco de belleza. Es una invocación el disco entero.

¿Siguen dudando?

Jordi: Siempre hay dudas. Hemos podido hacer un disco como éste, porque cuentas como mínimo con la atención de quienes te siguen. No tiene eso de atraparte a la primera

Santi: Nosotros en este disco nos dijimos: empecemos a jugar de nuevo. La gente no es imbécil, a veces se vende una manera de hacer las cosas que no es la única, aunque lo pretendan. Y la prisa que todo sea instantáneo, y las cosas se pueden de otra manera. Y si las letras son largas, mejor, más frases para escuchar.

Jordi: Siempre hay ese mirar las redes a ver qué pasa, aunque yo cada vez estoy menos preparado para que digan cosas malas de mí.

Santi: El crítico y el filtro es el tiempo.

¿En qué canción estuvieron todos de acuerdo?

Jordi: Psiconautas. Ahí sabíamos que teníamos el pilar. Y todos estábamos de acuerdo.

Santi: Sí, son canciones columna, paredes maestras, sin ellas el disco se cae.

Juan Ramón: Y como músicos, tocar Psiconautas es brutal.

Jordi: Aunque no ensayamos casi. Y son 9 minutos de canción.

¿No ensayan? ¿Sale peor si ensayan mucho?

Jordi: Es que siempre falta alguien.

Oriol: El último ensayo fue así: quedamos a las 11, nadie llega. Empezamos a las 12 y a la una dijimos un parón. Ahí acabó el ensayo. Ensayar es hablar, estar juntos, un café.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento