De cuatro metros de profundidad. Un socavón subterráneo de cuatro metros de profundidad y diez metros de longitud, causado por las obras para la construcción del ‘túnel de la risa’, en la calle de Mejía Lequerica,  obligó ayer a cortar al tráfico un tramo de la calle de Hortaleza.

El avance de la tuneladora que ejecuta las obras del túnel de Cercanías-RENFE, que unirá Atocha con Chamartín, afectó a un colector de agua originando filtraciones que produjeron fisuras en algunos inmuebles.

La circulación rodada se restablecerá hoy.