Tras la fallida investidura del candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, el presidente en funciones, Mariano Rajoy, ha reiterado este lunes que "las elecciones deben ser la última solución". Rajoy ha sido muy crítico con la postura de los dos partidos que apoyaron al líder socialista. "Puedo entender al PSOE, lo de Ciudadanos ya me cuesta más, salvo que su objetivo sea ir con el PSOE en los próximos comicios", ha apuntado el dirigente del PP, en referencia al 'sí' a Sánchez por parte de la formación de Albert Rivera.

"Se pretende que el primer partido político de España promueva que sea presidente el candidato del segundo partido, cuando tiene un programa cuyo objetivo es derogar todo lo hecho en estos cuatro años", ha reprochado Rajoy a quienes piden que el PP se abstenga para que Sánchez sea presidente. "Es una broma y utilizo una expresión bastante generosa", ha añadido en una entrevista concedida a la Cadena COPE. "No den marcha atrás a las reformas porque sería un disparate desde el punto de vista económico", ha reclamado.

Tal y como anunció el jueves la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el presidente en funciones ha confirmado que llamará al líder socialista esta semana. "Lo tengo que consultar con mi partido pero mi idea es llamar primero al señor Sánchez", ha señalado. "Si quiere venir con su socio de hecho, el señor Rivera, tampoco lo voy a impedir. Si vienen los dos los recibiré a los dos. Como si quiere venir con el portavoz parlamentario del PSOE. Que venga con quien quiera", ha agregado.

No den marcha atrás a las reformas. Sería un disparate desde el punto de vista económicoPese al cruce de acusaciones y reproches, Rajoy propondrá nuevamente a Sánchez su idea de una gran coalición entre sus formaciones y la de Rivera. "Voy a ver si puedo ofrecerle lo que no pude ofrecerle en la oportunidad anterior porque no quiso hablar conmigo", ha apuntado, tras asegurar que cuando se reunió con él el pasado 23 de diciembre, el secretario general del PSOE le dijo que no "cuando todavía no se había terminado de sentar".

Preguntado sobre si se arrepiente de haber declinado presentarse a la investidura, el jefe del Ejecutivo en funciones ha respondido que "no". "Y lo volvería hacer", ha continuado. "Cumplí con mi obligación. No puedo decirle a la gente que voy a presentar mi candidatura sabiendo que tengo el 100% de probabilidades de no ser elegido. No es serio", ha defendido.

Volvería a ser candidato

Aunque espera que no haya que volver a celebrar elecciones dentro de dos meses, Rajoy ha insistido en que, en caso de ser así, está dispuesto a repetir como aspirante a La Moncloa. "Si mi partido quiere y hay elecciones, que espero que no las haya, mantengo mi voluntad de presentarme", ha indicado.

Si mi partido quiere, mantengo mi voluntad de presentarmeRajoy ha aseverado que nadie de su partido le ha pedido que dé un paso atrás y que tampoco lo ha hecho nadie de ninguna gran empresa, algo que "no cabe en cabeza humana" que ocurriera, porque sería lo mismo que si él le dijera al presidente de un banco que tiene a otro candidato para ocupar su puesto.

Aunque ha admitido que el PP perdió muchos votos el 20-D, ha incidido en que fue el que ganó, mientras que el PSOE, por ejemplo, tuvo "muchísimos menos votos" y el peor resultado de su historia y no se habla de que cambie de candidato. Tampoco se habla de que cambien a Rivera en Ciudadanos pese a que tuvo 40 escaños cuando decía que "iba a ganar las elecciones", ha añadido.