Joan Mesquida
El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, en Durango. (ALFREDO ALDAI / EFE). ALFREDO ALDAI / EFE

El director general de la Guardia Civil y la Policía Nacional, Joan Mesquida, afirma que se está barajando la posibilidad de que ETA cuente con infraestructura tanto en Vizcaya como en Portugal, ya que precisamente el vehículo que hizo explosión en Amorebieta tras el atentado al cuartel de Durango tenía placas de ese país. Mesquida precisó que el atentado fue cometido por "varios" individuos y que el artefacto contenía entre 80 y 100 kilos de un explosivo que se está tratando de determinar.

No sabemos si han utilizado temporizador, un cordón mecha o algún tipo de mando a distancia

Mesquida hizo estas declaraciones en Durango, a donde se desplazó tras conocer la noticia de que ETA había hecho estallar en el cuartel de la Guardia Civil una furgoneta-bomba, que ocasionó heridas leves a dos agentes de la Benemérita.

Por su parte, la Policía portuguesa negó que el hecho de que el coche tuviera placas lusas no quiere decir que la banda terrorista tenga una infraestructura permanente en Portugal.

El responsable de la Guardia Civil indicó que el atentado habría sido perpetrado por varios individuos que habrían llegado al cuartel en dos vehículos. Según precisó, aparcaron el vehículo dando marcha atrás, "por tanto se estaba buscando una mayor eficacia de la onda expansiva hacia el cuartel".

Posteriormente, según relató, huyeron en otro vehículo, que fue el que hizo explosión con un artefacto incendiario en Amorebieta, lo que refuerza la teoría de una infraestructura en Vizcaya.

La furgoneta fue robada hace dos días

El responsable de la Guardia Civil afirmó que parece ser que la furgoneta Citroën C 15 que hizo estallar ETA en el cuartel pudo haber sido sustraída "hace dos días escasamente".

Según fuentes citadas por El País, los etarras utilizaron un temporizador que tenía un tiempo máximo de dos minutos.

Por su parte, Mezquida señaló que se está a la espera de los análisis químicos para determinar qué tipo de material explosivo se ha utilizado.

Lo que sí parece claro es que el coche que los terroristas utilizaron para huir era un Seat Ibiza que la banda alquiló en Mayo en Quarteiras, en el Algarve (Portugal).