Damasco
Un hombre permanece sentado en uno de los barrios más pobres y castigados de la ciudad de Damasco, en el primer in de semana de tregua en Siria. EFE

Al menos 135 personas han muerto en zonas de Siria cubiertas por el acuerdo de alto el fuego tras su declaración hace una semana, según estimaciones de la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

En un comunicado, la ONG precisó que esa cifra incluye a 45 combatientes de la facciones rebeldes e islamistas y a 32 civiles, entre ellos siete menores de 18 años y siete mujeres.

Asimismo, figuran 25 miembros de las fuerzas leales al régimen sirio y 33 integrantes de las milicias Unidades de Protección del Pueblo Kurdo, el Frente al Nusra —filial de Al Qaeda en Siria—, y de otros grupos armados islamistas.

La mayoría de esas personas perdieron la vida en bombardeos aéreos y enfrentamientos entre el 27 de febrero y el 4 de marzo pasados en zonas donde se supone que rige el alto el fuego: en la provincia costera de Latakia, en Guta Occidental y Oriental, ubicadas en la periferia de Damasco, y en la provincia norteña de Alepo. También murieron en el sur de las provincias centrales de Homs y Hama, al oeste de la septentrional de Idleb y en la meridional de Deraa.

Fuera de las zonas afectadas por este acuerdo, la cifra de fallecidos es de 552, de nuevo según la misma organización, con sede en Londres y fuentes en el interior del país.

Esas zonas están ubicadas en la provincia oriental de Al Raqa, cuya capital homónima es el principal feudo de Estado Islámico en Siria, en algunas zonas de Alepo, y en otras de la periferia de Damasco, de Hama y Homs. Entre los 552 muertos, hay 58 civiles, 89 del régimen sirio y 282 de Estado Islámico.

El alto el fuego entró en vigor la medianoche del viernes al sábado pasado y no afecta a la campaña contra Estado Islámico y el Frente Al Nusra, la filial siria de Al Qaeda.

Por otra parte, la Media Luna Roja y la Organización para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA, por sus siglas en inglés) informaron en sus cuentas de Twitter de que el viernes 23 camiones con comida y productos médicos pudieron acceder a las localidades de Ein_Tarma, Hazeh y Saqba, en Guta Oriental, en la periferia este de Damasco.

Avance "real" pero insuficiente

Por otro lado, el ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, aseguró que se han constatado "progresos reales" en Siria tras la declaración del alto el fuego, pero subrayó que todavía quedan dos condiciones que deben cumplirse para poder retomar las negociaciones de paz en Ginebra.

El jefe de la diplomacia francesa detalló que debe garantizarse "el acceso de todos los sirios a la ayuda humanitaria y el pleno respeto del alto el fuego".

Ayrault se reunió en París con sus homólogos británico y alemán, Philip Hammond y Frank-Walter Steinmeier, y con la alta representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini.