El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha intentado este viernes reconstruir puentes con el PSOE y, aunque ha confirmado su voto 'no' a la investidura de Pedro Sánchez en la segunda votación, le ha emplazado a una nueva negociación desde esta misma noche en busca de lo que ha llamado "el acuerdo del beso".

Tras las duras acusaciones que Iglesias lanzó a Sánchez en la anterior sesión del debate de investidura hace 48 horas, este viernes se ha mostrado conciliador y ha evocado el beso que se dio entonces con el portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, al tiempo que ha hablado del "amor" y "pasión" en la política.

"Fluye el amor y la pasión en la política española, Pedro, sólo quedamos tú y yo", ha llegado a bromear el líder de Podemos después de recordar su beso con Domènech. y el cruce de tuits que este viernes han portagonizado la diputada del PP Andrea Ley y el congresista de Podemos Miguel Vila.

A veces las discusiones más agrias preceden a los momentos más dulces

No ha habido ninguna disculpa después de que acusara hace dos días a Felipe González de tener manchado el pasado de "cal viva", pero sí un intento de rebajar la tensión. "A la vista de la tensión que se percibe en los grupos era necesario relajar el tono y asumo la parte que me toca", ha reconocido.

Así ha empezado su discurso y así lo ha concluido: "A veces las discusiones más agrias preceden a los momentos más dulces, ojalá después de esta noche el acuerdo al que lleguemos pueda llamarse el acuerdo del beso".

Entre una y otra invitación, el secretario general de Podemos ha vuelto a emplazar a Sánchez a buscar "desde ya" un acuerdo con Podemos, Compromís e Izquierda Unida para conformar un gobierno, que podría contar con la abstención del PNV y las fuerzas catalanas, que "no son monstruos" -ha enfatizado-, sino representantes de la soberanía popular.

"Sé que no forma parte del mejor de sus sueños gobernar conmigo"

"Atrévase a ser el presidente de un gobierno de coalición con un programa progresista de verdad", le ha pedido durante el pleno, en el que ha vuelto a rechazar el pacto del PSOE con C's. Iglesias le ha vuelto a tender la mano a Sánchez para que, después de que se consume este viernes el "fracaso de su pacto con Ciudadanos", se pongan juntos a trabajar para que haya un gobierno "a la valenciana", recordando que en esa comunidad gobierna el PSOE con Compromís, y el apoyo de Podemos.

No obstante, ha insistido en su exigencia de que ese gobierno debe ser de coalición. "Sé que no forma parte del mejor de sus sueños gobernar conmigo", ha admitido, tras lo que ha urgido a que cedan "todos", reconociendo también que no será fácil y que el camino estará lleno de dificultades.

Ese es el acuerdo que defiende Podemos y es el que, según Iglesias, preocuparía al PP y a Mariano Rajoy y a "las oligarquías" de este país. "Póngase de acuerdo con nosotros", ha invitado una vez más a Sánchez en un intento de que acepte su oferta de buscar un acuerdo desde ya para formar un gobierno en el que las responsabilidades y las decisiones las adopte conjuntamente el PSOE con Podemos y otras fuerzas de izquierdas.

Insiste en la coalición progresista

Iglesias ha asegurado tras el fracaso del candidato socialista Pedro Sánchez en su segundo intento de convertirse en presidente del Gobierno que "ahora toca trabajar por un gobierno de coalición progresista".

"Tanto en este debate como en el del miércoles se visualizó un gobierno de coalición de tipo progresista que podría obtener más votos positivos que negativos", ha comentado Iglesias tras finalizar el Pleno en los pasillos del Congreso.

En ese sentido, ha subrayado que lo que toca ahora es "trabajar en esa dirección" para poder lograr que se conforme un "gobierno a la valenciana", es decir, un Ejecutivo "de coalición progresista" que es, ha remarcado, lo que Podemos viene "proponiendo desde el principio".