La Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) ha anunciado que el Gobierno de EEUU ha pedido perdón a Abdulameer Yousef Habeeb, un refugiado iraquí perseguido por el régimen de Sadam Hussein, por su detención errónea e ilegal en 2003.

Tras ser sometido a todo tipo de tratamientos vejatorios, Habeeb tuvo que esperar hasta el pasado 13 de julio, más de cuatro años más tarde, para recibir un comunicado oficial que decía: "Estados Unidos reconoce que (...) usted no hizo nada malo. Estados Unidos lamenta el error".

Las autoridades han retirado la denuncia contra el refugiado iraquí cuatro años después de su detención
Habeeb fue detenido por las autoridades de inmigración en una estación de tren en Havre (Montana) cuando viajaba de Seattle (Washington) a la capital de EEUU, donde iba trabajar para un periódico en árabe. A pesar de que su estatus de refugiado no se lo exigía, las autoridades le acusaron de no haber pasado por el Sistema de Registro de Seguridad Nacional, conocido como "Registro Especial" y que fue suspendido en diciembre del 2003, cuando entró en el país por primera vez.

Las autoridades migratorias mantuvieron detenido a Habeeb durante al menos siete noches en dos centros distintos de detención y mantuvieron la acusación y la amenaza de deportación hasta el 16 de mayo del 2003.

La ACLU, que denunció a las autoridades por detención ilegal y maltrato, ha anunciado que un tribunal de Montana había anulado la denuncia una vez que la disculpa gubernamental llegó a manos del demandante.

"El maltrato de Habeeb en este caso es la consecuencia inevitable de un programa que se basa en la detención de personas sospechosas por donde han nacido o el aspecto que tienen, en lugar de por su conducta individualizada", ha declarado el abogado de la organización de derechos civiles, Robin Goldfaden.