Whitney, con su hija
La cantante Whitney Houston apareció junto a su hija Bobbi Kristina Brown durante la famosa fiesta de Clive Davis que precede a los Grammy, en 2011. GTRES / AP

Bobbi Kristina Brown, hija de la cantante Whitney Houston, murió por una combinación de ahogamiento en una bañera e intoxicación por varias drogas y alcohol, según los resultados de la autopsia dada a conocer este viernes por las autoridades.

De acuerdo con la oficina del médico forense del condado de Fulton, en el estado de Georgia (Estados Unidos), la joven murió a causa de neumonía por encefalopatía isquémica hipóxica e inmersión bajo el agua con intoxicación por mezcla de drogas.

Entre las drogas citadas en el informe, está el alcohol, marihuana, benzoilecgonina (sustancia relacionada a la cocaína), benzodiazepínicos (sedante) y morfina. El reporte califica además la forma de muerte como "indefinida", tras descartar "causa natural".

La joven combinó alcohol, marihuana, cocaína y morfina

Un juez de la corte del condado de Fulton, en el área metropolitana Atlanta, ordenó este jueves revelar la autopsia que estaba sellada desde septiembre, cuando la corte consideró que la difusión de este documento podría causar un eventual peligro a los testigos y comprometer la investigación de la muerte de la joven.

Bobbi Kristina, de 22 años, fue hallada inconsciente en la bañera de su casa en Roswell (Georgia) en enero de 2015 por su pareja, Nick Gordon. La joven falleció en junio del año pasado en un centro de cuidados paliativos en Atlanta después de pasar seis meses en coma.

La joven era la única hija del matrimonio entre los cantantes Bobby Brown y Whitney Houston. La cantante falleció en febrero de 2012 a los 48 años ahogada en la bañera de un hotel en Beverly Hills tras años de batallar con adicciones a diversas sustancias.

Los apoderados de Brown interpusieron a finales de junio una demanda contra Gordon, por abuso físico y retirar sin autorización dinero de la cuenta bancaria de Bobbi Kristina. De acuerdo con la denuncia, que exige una suma de 10 millones de dólares por daños y perjuicios, el hermano adoptivo y pareja de la víctima la agarró del pelo y la arrastró por las escaleras, le propinó un fuerte golpe en la boca que le rompió una pieza dental y retiró dinero de su cuenta sin autorización