Cuarto día de la huelga de limpieza en Málaga y las partes siguen sin encontrar un acuerdo que permita su desconvocatoria. La reunión de este viernes entre el alcalde, Francisco de la Torre, y el comité de empresa no ha supuesto ningún avance y las partes se emplazan a un nuevo encuentro este sábado.

Una reunión, a partir de las 17.00 horas, en la Casona del Parque, en la que el principal escollo seguirá siendo la recuperación este año de parte de esa paga de productividad que exigen los trabajadores y a la que el Ayuntamiento no accede, argumentando que el presupuesto municipal de 2016 ya está cerrado, por lo que aplaza su abono a 2017 y 2018. De hecho, el alcalde ha afirmado que esta posición es "inalterable".

Por su parte, el presidente del comité de empresa de Limasa, Manuel Belmonte (UGT), ha resumido así la reunión: "no ha habido acercamiento". En este punto, ha dejado claro que todos los trabajadores "estamos a una".

"Tenemos las ideas muy claras y vamos a seguir al pie del cañón", ha aseverado Belmonte, añadiendo que "hemos dicho ya basta porque no es normal esta persecución hacia la plantilla de Limasa durante estos años".

El Ayuntamiento, por su parte, mantiene sobre la mesa la oferta del pasado lunes, que se extiende hasta 2018, una propuesta "sensible hacia las demandas de los trabajadores y costosa para los ciudadanos —11,6 millones de euros en tres años—", ha precisado De la Torre.

Alternativa municipal

No obstante, ante la postura inamovible del comité, el equipo de gobierno municipal ha planteado una alternativa, que pasa por descansar ya todos los fines de semana y esperar a la resolución del Juzgado de lo Social número 12 de Málaga ante la demanda por conflicto colectivo interpuesta.

Una demanda con la que determinar si para aplicar el convenio vigente de 2010-2012 hay que irse al documento inicial o bien tener en cuenta las modificaciones posteriores, como el acuerdo de diciembre de 2013 que puso fin a la huelga de entonces. Según la propuesta municipal, ninguna de las partes recurriría dicha sentencia y si fuera desfavorable para la empresa, ésta se compromete a acatarla.

Belmonte, quien ha rechazado este extremo, ha hecho hincapié en que "lo que se firma, se tiene que cumplir", instando al equipo de gobierno del PP a no actuar con "inquina" hacia la plantilla.

Así, ha confiado en que en la reunión de este sábado la empresa y el Ayuntamiento "entiendan que somos la única parte a la que por la crisis le quitaron parte del salario y otros conceptos laborales". Además, ha recordado que "nos dijeron que recuperaríamos íntegramente todas las cantidades, incluidos los descansos".

De hecho, Belmonte ha afirmado que, de cara al encuentro de este sábado, "nosotros tenemos las ideas muy claras"; sin embargo, "parece que ellos no, porque todavía están poniendo sobre la mesa el año 2018 cuando el contrato finaliza en un año".

Ha recordado que la sentencia del Juzgado de lo Social número 8 de Málaga considera como único convenio colectivo vigente el de 2010-2012, anterior a los recortes, y, sin embargo, "estamos cediendo tanto en aspectos económicos como sociales, como el tema de las vacaciones".

Por tanto, no renuncian a recuperar en 2016 la llamada paga de productividad porque, tal y como ha especificado, "una parte es salario al referirse a subidas anteriores del IPC". "Si no la cobramos, perdemos poder adquisitivo", ha aclarado.

Además, el representante sindical ha manifestado que "con eso que se acumula ahora en las calles que todo el mundo rechaza ahora —en referencia a la basura— es con lo que trabajamos nosotros los 365 días del año".

Servicios mínimos

También se ha referido Belmonte a los servicios mínimos y ha asegurado que, aunque los consideren "excesivos", los cumplen "escrupulosamente". Una cuestión diferente es, tal y como ha especificado, que la flota de vehículos esté "en muy mal estado, con una media de 18 y 20 años".

"Esperamos que no metan a empresas externas porque sería un error; los ánimos están muy calientes", ha afirmado Belmonte, ante lo que ha exigido que "no se vulnere un derecho fundamental de los trabajadores como es la huelga".

Por su parte, desde Limasa han indicado que este pasado jueves, tercer día de huelga, siguió habiendo retrasos en la salida de los vehículos y diferentes averías. Así, en estos tres días se han recogido en total 786.240 kilogramos, frente a los 2.521.380 kilos contabilizados durante el mismo periodo de 2015, por lo que el volumen de residuos retirado de las calles ha sido sólo del 31,2 por ciento.

Del turno de la noche no finalizó la tarea ninguno de los 14 equipos que salieron en los servicios mínimos, ni tampoco terminaron los asignados al de mañana, con 17 vehículos, debido a retrasos en la salida y diferentes averías durante el trabajo.

En la tarde, de los siete vehículos destinados a servicios mínimos, tres no lograron realizar su tarea al completo, según la información facilitada por el Consistorio.

Acuerdo parcial

Por otra parte, después de sus críticas y sus "protestas" hacia la Junta de Andalucía en relación con el documento que permitió la desconvocatoria de la huelga en Navidad de 2013, De la Torre ha informado de que la Administración andaluza les ha comunicado que ya se puede inscribir como un acuerdo parcial.

"Hay una respuesta de la Junta de Andalucía a nuestra demanda reclamada desde hace meses, puesto que parecía que ese acuerdo estaba en el limbo, que no existía", ha señalado el regidor malagueño.

De la Torre ha agradecido, finalmente, a los malagueños "su colaboración, su paciencia y su comprensión en estos días difíciles", y ha dicho que "colaborando todos será más llevadero todo". No obstante, ha confiado en que "la huelga no dure mucho tiempo".

Sentencia sobre trabajadores de los ruices

Por otra parte, el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, ha aprovechado para informar de una nueva sentencia del Juzgado de lo Social número 12 de Málaga en relación con los contratos de los fijos a tiempo parcial del Centro Ambiental de Málaga (CAM) Los Ruices.

En concreto, la jueza desestima la demanda de conflicto colectivo contra Limasa presentada por el comité de empresa para que se declarase el derecho de los trabajadores de estas instalaciones a mantener la jornada a tiempo completo de 35 horas semanales, con sus condiciones salariales correspondientes, con efectos desde el 1 de julio de 2014.

Por requerimiento de la Inspección de Trabajo, 73 trabajadores del CAM tenían que ser fijos. Ante esto, la dirección de la empresa propuso que 31 lo fueran a tiempo completo y que los 42 restantes, con contratos de 21 horas, trabajaran durante el 90 por ciento de jornada, y, aunque hubo un principio de acuerdo, finalmente, no se refrendó y los operarios decidieron ir a los tribunales. "Finalmente, la sentencia ha dado la razón a la empresa", ha apuntado Jiménez.

En concreto, la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, desestima íntegramente la demanda "ante la no existencia de vulneración del derecho fundamental a la igualdad y no discriminación, en relación con el colectivo de mujeres, y ante el hecho de que las dos reducciones impugnadas fueron realizadas con la voluntad de los trabajadores que firmaron las mismas".

"La empresa, al cumplir el requerimiento de la Inspección de Trabajo, convirtió los contratos en indefinidos, pero con la jornada que tenían en la fecha en que es requerida para ello, por lo que dio cumplimiento a dicho requerimiento dado que la Inspección no especificaba jornada", indica la resolución judicial.

En este punto, el edil del PP ha comentado que "esto mismo puede pasar con la demanda del convenio colectivo", ya que "las sentencias judiciales algunas veces pueden darte la razón y otras quitártela".

Consulta aquí más noticias de Málaga.