El sindicato CCOO en Andalucía ha advertido este viernes del ascenso de Andalucía a la cuarta posición, desde la sexta en 2014, en el ranking de comunidades con mayor siniestralidad laboral.

Tras conocer las estadísticas correspondientes al pasado año que publica en su web el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, CCOO ha reseñado, en una nota, que "los datos afianzan el cambio de tendencia ya iniciado a mediados de 2013 en términos de siniestralidad, aumentando de manera continua los accidentes de trabajo".

Las cifras ofrecidas por el Gobierno para el año 2015 indican que el aumento de la siniestralidad está generalizado, tanto en términos absolutos como relativos, afectando a los cuatro grandes sectores de la actividad económica.

El número total de accidentes con baja aumentó en el año 2015 con respecto al año 2014 en un 5,63 por ciento (un 5,84% en los sucedidos en jornada de trabajo y el 4,33% in itinere). Este incremento también se manifiesta en el índice de incidencia, que muestra la siniestralidad relativa expresada en número de accidentes por cada 100.000 personas trabajadoras, que crece un 3,82 por ciento.

Además si para Andalucía 2014 fue un año de un aumento considerable de la siniestralidad, "sin duda este 2015 no apunta a una mejora de la situación, el único dato menos negativo es que la siniestralidad mortal no ha aumentado, aunque sigue estando en niveles inaceptables (75 personas fallecidas en jornada y 17 in itinere) y muy por encima de la media nacional".

De hecho Andalucía es la cuarta comunidad autónoma con mayor índice de siniestralidad laboral total, habiendo experimentado fuertes incrementos en los cuatro grandes sectores: en el agrario con una subida de 6,75 por ciento, en la industria con un 6,41 por ciento, en la construcción con un 5,17 por ciento y en los servicios con una subida del 4,69 por ciento.

Políticas preventivas,

Prioridad para andalucía

Para la responsable de salud laboral y medioambiente de CCOO Andalucía, Nuria Martínez, "los datos evidencian que sigue sin haber inversión empresarial en prevención de riesgos laborales, se sigue practicando una prevención de papel en las empresas, sigue sin haber el control suficiente de los incumplimientos por parte de la autoridad laboral y de inspección, la administración autonómica no ha liderado políticas en prevención y, consecuentemente, las condiciones laborales de las personas trabajadoras siguen degradándose y con ello su salud".

Por ello el sindicato insiste en que es necesario actuar de manera prioritaria en el impulso de las políticas preventivas. "Ahora que ya hay un compromiso del gobierno andaluz con respecto a la próxima estrategia, es necesario que se agilice su elaboración, siempre dentro del marco de consenso de los principales actores en materia de prevención:, esto es, personas trabajadoras y empresas, y que contenga un marco presupuestario suficiente y adecuado para acometer las medidas que hagan que sea un instrumento efectivo de reducción de la siniestralidad y de afloramiento de las enfermedades profesionales y, por tanto, de mejora de las condiciones laborales".

HUELVA,

Cádiz y córdoba en el top ten

Las estadísticas muestran que tres provincias andaluzas se encuentran dentro de las diez con mayor índice de siniestralidad en España (siendo la tercera Huelva, la quinta Cádiz, y la sexta Córdoba), por lo que el sindicato planteará en cada una de las Comisiones Provinciales de Prevención de Riesgos Laborales que se estudien los motivos de esa alta siniestralidad y se tomen junto a la inspección de trabajo medidas para reducir esa siniestralidad, ya que viene siendo ya histórica en las citadas provincias.

Igualmente Jaén se encuentra como la octava provincia con más personas trabajadoras fallecidas en jornada (teniendo en cuenta su población ocupada), aunque hay que destacar que también Córdoba, Málaga y Sevilla han sufrido incrementos importantes de trabajadores fallecidos.

CCOO ha recordado que los accidentes laborales muestran "una parte ínfima de la realidad que se vive en los centros de trabajo", y que existen otros problemas que no se muestran en las estadísticas. En este sentido Martínez ha puesto como ejemplos la inseguridad en el empleo, cambios de jornadas, o incrementos de ritmos de trabajo.

"En definitiva, asistimos a una intensificación del trabajo que igualmente está afectando a la salud de las personas trabajadoras y que se deriva de las reformas laborales que se aplicaron en nuestro país, además de los cambios normativos que relajaban la prevención, aplicados en los últimos años", apostilla la responsable.

Consulta aquí más noticias de Huelva.