Un día después de que el presidente de EEUU, George W. Bush, respaldase públicamente al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, los servicios de inteligencia estadounidenses han divulgado un informe en el que se cuestiona precisamente la gestión de al Maliki y de su Gobierno.

Se trata de la nueva "Evaluación Nacional de Inteligencia" sobre Irak, elaborada por las 16 agencias de inteligencia de EEUU. En ese documento se pone claramente en entredicho la capacidad del primer ministro y de su Ejecutivo para superar las enormes diferencias sectarias y avanzar hacia la reconciliación, según el texto que ha sido filtrado a la prensa este jueves, horas antes antes de su publicación.

"Ausencia de líderes clave"

En dicha evaluación se subraya que a nivel político no se están registrando avances, así como que los actuales dirigentes "siguen siendo incapaces de gobernar con eficacia". "Las dificultades en la situación de seguridad y la ausencia de líderes clave" han estancado el debate político interno, han obstaculizado las decisiones políticas y "han incrementado la vulnerabilidad de Al Maliki", explica el documento.

El informe pronostica que el gobierno iraquí será aún más precario en un plazo de seis a 12 meses
Lejos de quedarse ahí, los servicios de inteligencia pronostican en el mismo informe, de 10 páginas, que el Ejecutivo iraquí será aún "más precario" en un plazo de seis a 12 meses.

No obstante, también reconocen que se han producido "mejoras apreciables pero desiguales" en el ámbito de la seguridad, concretamente en ciertas áreas en las que se ha conseguido incluir a los suníes en las fuerzas de seguridad iraquíes, y se citan "mejoras modestas" en el campo económico.

El texto añade también que las fuerzas de seguridad iraquíes han evolucionado "adecuadamente", aunque su progresión no es todavía suficiente como para que puedan dirigir operaciones sin la ayuda de las fuerzas de la coalición.