La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, ha defendido "los buenos resultados" que está obteniendo el programa de vacunación contra la tos ferina que se aplica desde 2015 a todas las embarazadas en la Comunitat y ha señalado que la muerte de un bebé en Castellón es un caso "desgraciado" y "excepcional".

La titular de Sanidad ha realizado estas declaraciones en la rueda de prensa de presentación del Plan de Igualdad de su departamento a preguntas de los medios sobre el fallecimiento este jueves en Castellón de un bebé de un mes a causa de esta enfermedad.

Al respecto, la consellera ha comentado que se trata de un caso "excepcional", ya que "la madre estaba vacunada". Montón ha explicado que "la comunidad científica sabe que esta vacuna tiene un porcentaje muy bajo en el que puede no ser efectiva" y que "desgraciadamente, ha ocurrido en Castellón".

Montón —que ha expresado sus condolencias a la familia— ha destacado, por otro lado, que "la Comunitat lo está haciendo bien" en la lucha contra esta afección porque "se está vacunando desde enero de 2015 a todas las mujeres embarazadas".

A preguntas de los periodistas, Montón ha negado que se vaya a iniciar una investigación sobre el caso y ha destacado que "no se pueden cambiar los procedimientos" de esta vacuna. "Es un caso excepcional porque la madre estaba vacunada y porque desde enero de 2015 se está vacunando a todas las mujeres embarazadas con buenos resultados", ha insistido.

Defensor paciente

Por su parte, la asociación del Defensor del Paciente ha remitido al fiscal jefe de Castellón la información sobre el fallecimiento del recién nacido por si hubiera podido producirse "algo irregular, o bien al vacunar tarde a la madre o bien no haber tratado a tiempo al bebé", señala este colectivo en un comunicado.

Por ello, solicita "una investigación que puedan dar luz a lo sucedido y se hubiera podido evitar".

Consulta aquí más noticias de Valencia.