Crisis de los refugiados
Un policía recoge el cadáver del niño sirio Aylan de una playa de Turquía. Dogan News Agency

Un tribunal turco ha condenado este viernes a cuatro años y dos meses de prisión a dos ciudadanos sirios por la muerte de cinco personas en el naufragio de una embarcación en la que viajaba Aylan Kurdi, el niño que se ahogó en el hundimiento de la nave y cuya imagen, tendido en playa, levantó una marea de indignación mundial por el drama de los refugiados que intentan llegar a Europa por la guerra en sus países.

Los dos sirios, uno de 35 años y otro de 36, fueron detenidos pocos días después del naufragioLos dos sirios, uno de 35 años y otro de 36, detenidos pocos días después del naufragio, han sido condenados por tráfico de personas, pero absueltos de haber causado la muerte de Aylan y las otras cuatro personas por una "negligencia consciente".

El niño de tres años falleció en la playa de Bodrum, en el suroeste de Turquía cuando intentaba llegar a la isla griega de Kos junto a su madre Rehan, de 35 años, y su hermano de 5 años, Gali. El único superviviente de la familia fue Abdulá, su padre, que fue localizado semi inconsciente y trasladado a un hospital cercano. La  familia que residía en Kobani, en el norte de Siria, un territorio que ha estado bajo el dominio del terror del Estado Islámico.

La familia de Kurdi había buscado asilo en Canadá, donde reside Teema, tía del pequeño Aylan y hermana del único superviviente, Abdulá. La solicitud de refugio fue denegada en julio por las autoridades de este país norteamericano.