CiU se ha mostrado de acuerdo con que una comisión independiente impulsada por la Generalitat de Cataluña estudie la posibilidad de castrar químicamente a personas sentenciadas por delitos sexuales con riesgo de reincidencia.

Lo importante es "ver si se pueden aplicar o no"

Dicha comisión, impulsada por el departamento de Justicia de la Generalitat y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, estudiará "qué es lo que se hace en otros países respecto a les terapias químicas o farmacológicas", tal y como explicó la diputada de CiU, Núria de Gispert.

De Gispert, que reseñó que lo importante es "ver si se pueden aplicar o no aquí", comentó que existiría la posibilidad de modificar la legislación con el objetivo de "establecer medidas post libertad condicional", que, a su juicio, "darían una mayor tranquilidad a la ciudadanía" y permitirían mantener al ex preso bajo control mientras continúe la patología bajo "control telemático o electrónico".

Sarkozy abrió el debate

Esta iniciativa llega poco tiempo después de que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se pronunciara recientemente acerca del tema proponiendo la creación de un hospital especial para los violadores y mostrándose favorable a la castración química. Colombia, un país con alta incidencia de este tipo de delitos, también trató a finales del pasado año la posibilidad de aplicar esta medida a los violadores.

En Mallorca se pidió la castración de un violador hace años

El debate ha saltado a nuestro país, donde la legislación no permite actualmente impulsar este tipo de medidas, incluso habiéndose llevado a juicio un caso similar en las islas Baleares hace un par de años; en aquella ocasión, la acusación de Sebastián Pol Bauzá, acusado de 13 delitos de agresión sexual, pidió que fuera castrado, pero la Audiencia de Palma desestimó la medida.

Un tema crítico para Cataluña

En Cataluña existe una sensibilidad especial hacia este tipo de delitos ya que en poco espacio de tiempo se han sucedido noticias relacionadas que han conmocionado a la opinión pública. El más conocido es el caso del 'violador de la Vall d'Hebron', cuya liberación puso en jaque a la Conselleria de Justicia.

Para ese caso en concreto se pidió la aplicación de la 'Doctrina Parot' para alargar su estancia en prisión dado el alto riesgo de reincidencia, aunque finalmente fue rechazada; hace dos años otro violador reinicidió en Barcelona estando en libertad condicional, y otro caso idéntico sucedía este mismo verano en la costa de Tarragona.

Encuesta

¿Cuál es tu posición sobre la castración química?

A favor.
80,52 % (1670 votos)
En contra.
12,68 % (263 votos)
No sabe, no contesta.
6,8 % (141 votos)