La Policía francesa ha detenido a una mujer de 36 años en Albertville, al este de Francia, después de que ésta declarase que había "dejado morir" a sus hijos, tres bebés nacidos en 2001, 2003 y 2006.

Fue su novio, con el que convivía desde hace 16 años y del que se estaba separando, el que alertó a la Policía tras encontrar dos de los cadáveres en el interior de un baúl. Los cuerpos, en avanzado estado de descomposición, estaban metidos en sendas bolsas de plástico y escondidos en el sótano de su casa.

En cuanto al cadáver del tercer bebé, fue la Policía quien lo encontró dentro de una caja, también dentro de una bolsa de plástico.

Varias hipótesis

El fiscal de Albertville, Henry-Michel, ha precisado que por el momento se desconoce "si esta mujer mató voluntariamente a sus bebés o si los dejó morir". Tampoco se descarta la posibilidad de que los niños pudiesen haber nacido muertos.

Aseguró haber traído al mundo a sus tres hijos en solitario, sin ayuda alguna
Ella, por su parte, ha asegurado que las víctimas eran sus hijos y que siempre ocultó sus sucesivos e indeseados embarazos a su compañero, sus familiares y sus amigos. Alega que nunca asumió sus embarazos y que como perdía peso con ellos, nadie se dio cuenta de su estado. Aseguró haber traído al mundo a sus tres hijos en solitario, sin ayuda alguna.

La mujer, bajo custodia policial junto a su compañero, de 40 años, declaró haber ocultado inicialmente los cuerpo en el congelador y haberlos sacarlos de ahí en diferentes ocasiones para evitar que su novio los descubriera.

Los resultados de una autopsia realizada al bebé que nació en 2006 se conocerán este sábado, indicó France-Info.