Kim Jong-un
Fotografía de archivo sin fechar que muestra al líder norcoreano Kim Jong-un (c) durante unas maniobras en Corea del Norte. EFE/KNA

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha reforzado su desafío a la comunidad internacional y ha ordenado preparar armas nucleares "para usarlas en cualquier momento", como respuesta a las duras sanciones recién impuestas por la ONU a su país.

El joven dictador "insistió en la necesidad de desplegar las cabezas atómicas para la defensa nacional y tenerlas siempre preparadas para poder dispararlas en cualquier momento", indicó la agencia norcoreana KCNA en un comunicado.

Kim aludió de nuevo al poder nuclear del Estado comunista mientras guiaba un ejercicio de artillería con fuego real en el que las tropas probaron con éxito "un nuevo sistema de lanzamiento múltiple de proyectiles de gran calibre", según el medio estatal.

La resolución 2270 de Naciones Unidas se considera la más dura hasta el momentoEl líder también aseguró que "un ataque preventivo" es el único modo de contrarrestar las agresiones externas al haberse llegado a una "situación extrema", en referencia a las recientes sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU por las pruebas nuclear y de misiles norcoreanas.

Aprobada el miércoles por los 15 miembros del Consejo de Seguridad, la resolución 2270 se considera la más dura hasta el momento y busca ahogar el comercio y las finanzas del régimen de Kim Jong-un para que renuncie a sus programas nuclear y de misiles.

La amenaza nuclear recibió una respuesta casi inmediata del Gobierno de Estados Unidos, que exigió a Pyongyang evitar "la retórica y las acciones provocativas que agravan tensiones", al tiempo que China pidió a todas las partes "dialogar y actuar con prudencia y moderación".

Mientras, algunos expertos surcoreanos creen que las palabras de Kim Jong-un son pura retórica y dudan de que Corea del Norte posea la tecnología necesaria para fabricar misiles nucleares a pesar de haber detonado dispositivos atómicos hasta cuatro veces, la última de ellas en enero.

En este ambiente de tensión, Seúl y Washington iniciaron este viernes las conversaciones sobre el despliegue del "escudo antimisiles" estadounidense THAAD en Corea del Sur, lo que ha abierto un nuevo frente de conflicto con Corea del Norte -que lo considera una amenaza directa a su seguridad- y también con China.