China arremete contra Mattel
El Gobierno del país asiático admite algunos errores de sus empresas pero achaca a Mattel parte de la culpa por no revisar sus productos REUTERS

El Gobierno chino ha reconocido algunos fallos de sus empresas en la producción en parte de los más de 18 millones de juguetes que la empresa Mattel retiró del mercado por exceso de plomo, pero acusa también a la compañía estadounidense de de no haber controlado la calidad de los productos.

El Gobierno dice que "el comprador tiene parte de responsabilidad al no controlar la calidad de las partidas recibidas"
"Debido a un fallo de producción y en la compra de ingredientes de la pintura para los juguetes se excedió el límite de plomo, pero Mattel tiene parte de responsabilidad al no controlar la calidad de las partidas recibidas", ha señalado el viceministro de Comercio, Gao Hucheng.


Mattel, propietaria de la juguetera Fisher-Price, retiró en las últimas semanas millones de sus juguetes fabricados en China que había vendido a establecimientos de todo el mundo. Según Gao, su ministerio y la Administración General de Control de Calidad y Cuarentena (AQSIQ, siglas en inglés) analizaron las unidades devueltas en tres partidas en las que un 14% de las piezas contenían exceso de plomo.

Unos 18,2 millones de piezas fueron retirados debido a que en mayo la Asociación Americana de Ensayo de Materiales (ASTM, siglas en inglés) cambió las normativas sobre la fabricación de juguetes. Este cambio se debió a la preocupación creciente de los consumidores por los pequeños imanes que contenían y que podían ser ingeridos por los menores.

Gao ha señalado que la retirada de producto procedente de China tiene que ver en parte con este cambio de normas y no "con la calidad en origen de estos productos".

Un 45% del total del sector juguetero mundial

La acusación coincide con la lanzada por el vicepresidente de la Asociación de la Industria del Juguete de Cantón (sur de China), Li Zhouming, que cree que tanto las manufacturas chinas como Mattel deben asumir su parte de culpa. "El comprador, Mattel, no puede eludir su responsabilidad", ha declarado Li al diario local Guangzhou Daily.

El año pasado los juguetes chinos supusieron un 45% del total del sector mundial, acumulando ventas por valor de 7.000 millones de dólares.