El temor sobre la extensión de la crisis de hipotecas de alto riesgo estadounidenses sigue disparado el precio del dinero, haciendo que el Euribor a tres meses subiera ayer hasta el 4,68%, alcanzando el valor máximo en más de seis años, un alza que tendrá repercusión en las hipotecas que se calculan con ese índice como referencia. Además el Banco Central Europeo (BCE) ha insinuado que volverá a subir en septiembre los tipos de interés para la zona del euro.

La institución monetaria europea inyectará hoy 40.000 millones de euros en el mercado para intentar conseguir mayor estabilidad y confianza de los inversores, al tiempo que orienta su política monetaria a frenar la inflación.

 

El precio del dinero podría alcanzar el 4,35% si el BCE sube los tipos en septiembre
El consejo de gobierno del Banco Central Europeo señaló ayer que mantiene la posición manifestada el pasado 2 de agosto por su presidente, Jean-Claude Trichet, respecto a la política monetaria. Entonces, Trichet preparó a los mercados financieros para una subida moderada de los tipos de interés a comienzos de septiembre al decir que la entidad mantendrá "una fuerte vigilancia para asegurar que no se materialicen los riesgos inflacionistas".

 

El presidente del BCE ha utilizado este año y el pasado estas palabras para indicar que la entidad iba a acometer un incremento del precio del dinero un mes después. En esta ocasión podría alcanzar el 4,25%.

Sin embargo, al mismo tiempo, Trichet enfatizó que la entidad prestará gran atención a las turbulencias de los mercados financieros. El miembro del consejo de gobierno del BCE Axel Weber rehusó repetir la semana pasada las palabras de Trichet, lo que sugiere que el banco quiere retrasar un incremento de las tasas mientras se mantenga la incertidumbre en los mercados financieros. Por ello, según Commerzbank, los pronósticos sobre posibles modificaciones de los tipos de interés deben tener en consideración el desarrollo de la crisis en los mercados.

Para evitar una escasez de liquidez y una crisis en el sistema financiero, el BCE ha inyectado en las últimas dos semanas efectivo adicional por valor de 211.365 millones de euros mediante subastas rápidas, o de ajuste fino, durante cuatro días laborables consecutivos.