La Generalitat catalana ha retirado la custodia de una niña de dos años a los padres. Están acusados de abandonar a la niña en una calle de Lleida para irse de copas.

El otro hijo de la pareja, de doce años, llamó a la policía para avisar de que sus padres habían vuelto a casa, borrachos y sin su hermana.

La madre dice que no se acuerda de nada, pero no niega haber consumido alcohol. Ella cree que la mezcla de la bebida con los ansiolíticos fue la causa del brutal descuido.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE LLEIDA