Campo de refugiados en Grande-Synthe
Campo de refugiados en Grande-Synthe. MSF

Mientras que la Comisión Europea aún tiene que tramitar la inclusión en su presupuesto de su "plan de emergencia" para atender a los refugiados, la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) ha puesto en marcha el primer campo de refugiados en el norte de Francia, concretamente en Dunkerque.

Entre los refugiados a los que se destinará el campamento hay más de 250 niños

El campo, que estará operativo a lo largo de este mes de marzo, cuenta con capacidad para 2.500 personas, que actualmente sobreviven en pésimas condiciones en la ciudad de Grande-Synthe, en una zona embarrada y con frecuentes temperaturas bajo cero.

Las condiciones, según MSF, son mucho peores de las que viven los refugiados en la llamada 'jungla' de Calais que actualmente está siendo desalojada por las fuerzas del orden francesas.

El campo consta de casetas de madera que cuentan con calefacción, además de proporcionar agua potable, cocinas, duchas y servicios sanitarios para cumplir la normativa humanitaria de la ONU.