Accidente laboral
Cuerpo de un trabajador fallecido en un accidente laboral en la Avenida de América de Madrid capital. Comunidad de Madrid

608 personas perdieron la vida el año pasado mientras trabajaban, iban o venían de su trabajo. Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, son 28 fallecimientos más que en 2014, lo que supone un aumento en términos relativos del 4,8%. De las 608 muertes, 500 se produjeron durante la jornada de trabajo, 33 más que en 2014, lo que implica un repunte del 7,1%. Los 108 accidentes mortales restantes registrados en 2015 fueron in itínere (los que se producen en el trayecto de casa al trabajo y viceversa), un 4,4% menos que los experimentados en 2014.

La industria manufacturera es la actividad con más accidentes

En 2015 se contabilizaron 518.988 accidentes laborales con baja, lo que supone un aumento del 5,7% respecto al número de siniestros de 2014, cuando se produjeron 491.099 accidentes. Del conjunto de siniestros, 449.223 accidentes se registraron en el lugar de trabajo y 69.765 fueron siniestros in itínere. Los primeros aumentaron un 5,8% respecto a 2014, mientras que los segundos se incrementaron un 5%.

Los accidentes leves con baja en el puesto de trabajo sumaron 445.365 en 2015, un 5,8% más, y los graves alcanzaron los 3.358, un 0,9% más. En el caso de los siniestros in itínere, se registraron 68.752 accidentes de carácter leve (+5%) y 905 de gravedad (+2,4%).

Por actividades económicas, la industria manufacturera registró el mayor número de accidentes con baja en jornada de trabajo, al aglutinar 82.087 siniestros (+7,7%), seguido del comercio mayorista y minorista y reparación de vehículos a motor, con 64.417 accidentes (+6,2%); la construcción, con 47.228 siniestros (+9,7%), y la hostelería, con 41.913 accidentes (+9%).

El mayor aumento de accidentes, en la construcción: 47.228, un 9,7% más

Casi todas las actividades incrementaron su número de siniestros respecto a 2014. Se salvan las industrias extractivas, que recortaron su volumen de accidentes un 4%, hasta sumar 2.608 siniestros; las actividades administrativas, que redujeron un 3,6% su cifra de accidentes, hasta 24.646, y la Administración Pública, con 37.766 siniestros, un 0,1% menos que en 2014. Por contra, los mayores repuntes se dieron en la construcción, con un aumento del 9,7% y un total de 47.228 accidentes; en la hostelería (+9%, 41.913 siniestros), y en el suministro de agua, saneamiento y gestión de residuos (+8,6%, 8.408 siniestros).

La mayor parte de los accidentes laborales se deben a sobreesfuerzos físicos, caídas, tropiezos, choques contra objetos en movimiento, y contactos con materia cortante, punzante o duro. Según la estadística de siniestralidad laboral del Ministerio de Empleo, en 2015 se notificaron 714.930 accidentes sin baja, un 2,4% más que en 2014.