China sobreprotege su red eléctrica
China ejecuta cada año más personas que todos los demás países que aplican la pena de muerte en estos días. ARCHIVO

Aquellas personas que dañen instalaciones eléctricas en China "con graves consecuencias" se enfrentarán desde hoy a la pena de muerte, según una nueva interpretación judicial del Tribunal Popular Supremo de China.

Las "consecuencias graves" que decidirán la aplicación de la pena capital se concretan en cuatro casos, informó la agencia oficial Xinhua .

Estos casos son la muerte de más de una persona o que tres o más resulten heridas, cortes de energía de más de diez horas que afecten a más de 10.000 viviendas, pérdidas económicas superiores a 131.500 dólares u otras consecuencias que afecten a la "seguridad pública".

Según la extensión de estas consecuencias, la sentencia podrá ser desde diez de años de prisión hasta pena de muerte.

 

La nueva interpretación del artículo 119 de la ley criminal china entra en vigor hoy en el país asiático
China aplica más penas de muerte que la suma del resto de países que contemplan este castigo en su legislación, con 1.600 contrastadas por Amnistía Internacional (AI) en 2005, aunque los legisladores chinos señalan que en realidad se registran 8.000 cada año.

 

La nueva interpretación del artículo 119 de la ley criminal china entra en vigor hoy en el país asiático, cuyo masivo crecimiento económico ha disparado la demanda de energía.

Aquellos que "saboteen de forma negligente" las instalaciones de energía eléctrica con graves consecuencias se enfrentarán a penas de prisión de entre tres y siete años.

En julio, un tribunal chino condenó a muerte a tres personas que produjeron la rotura de gasoductos y oleoductos submarinos al intentar robar petróleo del fondo del mar, lo que ocasionó pérdidas por valor de 50 millones de dólares.